Víctor Zamora vs COVID-19

0
776
Víctor Zamora declara a la prensa de San Martín, 1995.

El perfil del actual ministro de Salud arroja la personalidad de una persona frontal, que comete errores y trata de resolver lo complejo de enfrentar una Pandemia. ¿Qué le espera? ¿Saldrá bien de esta batalla?

Muchos otros pudieron haber sido llamados pero el Presidente lo eligió, la prensa recogió que días previos a su nombramiento se encontraba desde atrás del monitor lanzando tuits de “experto”, como todos los que escriben comentarios en redes sociales, como si alguien los fuera a leer.
Al parecer él sí tuvo suerte y se enlistó en el ejército que enfrenta esta emergencia sanitaria, nada menos que como General.

Víctor Zamora ha estado antes en la selva y conocía la situación de nuestro sistema de salud en el oriente, sobre todo la precariedad que flagela a nuestros compatriotas de esta parte del Perú.

Corría el año 1995 cuando Zamora ocupaba el cargo de director regional de Salud de San Martín, del Ministerio de Salud que aún no había dado facultades por medio de la descentralización a los Gobiernos Regionales. El también nacido en San Martín, desde inicios de su carrera se inclinó por el estudio de las enfermedades infecciosas y con el pasar de los años en distintas cargos públicos y luego de trabajar en agencias de cooperación y organismos internacionales, consolidó su formación como especialista en salud pública.

Placa de la oficina del Director Regional de Salud de San Martín, 1995 – 1997.

Hoy es ministro de Estado pero ajeno al entorno, en los últimos años viene asesorando a la alta dirección del Ministerio de Salud, lo que le da la ventaja de conocer a sus colegas, galenos que hacen carrera en la administración en salud y que constantemente rotan en cargos de confianza que al parecer no hay nadie más que no forme parte de este “club”, pueda ocupar.

Frases como “todos nos vamos a infectar”, “un grupo morirá en la calle” y “son igual que el resto”, en referencia a los médicos en Iquitos que pedían ser trasladados a Lima para tener una mejor atención y salvar sus vidas, lo han hecho protagonista de portadas de diarios. Ha tenido que lidiar con la susceptibilidad de los médicos peruanos y finalmente hincarse ante ellos para que no terminen de patear el tablero y dejarlo solo.

Con un parlamento que no hace otra cosa que llamar la atención con su voluntad populista y calculadora, de cara a las elecciones generales del 2021, que pueda interpelarlo, Zamora ha ganado una oportunidad para seguir al frente del sector más agitado en estos días.

Si de por sí el sistema de salud está colapsado, lo que todo aquel que ha visitado un hospital público sabe, cumplieron la tarea de alargar el tiempo y no desnudarnos para mostrar las miserias que tenemos. Pero sin accidentes de tránsito, tiroteos, deflagraciones, incendios y otras emergencias que atender, los peruanos esperan más del Minsa.

¿Qué podemos esperar?


100 mil contagios
de más de cerca del millón de pruebas realizadas, 3 mil muertos, sin camas UCI, un bono tardío, escasez de equipos y medicinas. Debilidad y agotamiento de fiscalizadores y fuerzas del orden. Es el panorama al que nos enfrentamos.
¿Será momento de decir que es hora de la “reactivación económica” o seguirán cantándonos más de curvas y mesetas hasta llegar al tercer mes de cuarentena?

@JeanmarcoVila

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here