COVID 19, LA OPORTUNIDAD PARA TENER UNA GENERACIÓN CONSCIENTE – VALOR.PE

0
245


Por: Francisco León

“Desconoce los miedos

En los que crecieron tus mayores

Y, por favor, ayúdales

Con su juventud

Que busquen la verdad

Antes de que puedan morir

Enseña a tus hijos.”

Crosby, Stills, Nash and Young.

 

Hace unos días, el Presidente Martín Vizcarra hizo un llamado a la población para que los padres hablen con sus hijos, les expliquen la situación por la que atravesamos y les pidan disculpas. Lo cual me parece una buena iniciativa. Sin embargo, no debería quedar allí. Esta es una oportunidad para que los menores, que son los que heredarán la Tierra, comprendan, de modo sencillo, cuáles son las causas que nos han llevado a sufrir esta pandemia, que es un efecto.

Debemos hacer entender a los niños y jóvenes que ha sido la ruptura del equilibrio en la naturaleza, generado por el hombre, lo que ocasiona desastres. Es tiempo de enseñarles que nosotros SOMOS parte de la naturaleza, como cualquier árbol, animal o insecto. Que por tanto, nuestro comportamiento debe ser respetuoso hacia ella. Que no hemos sido puestos aquí para enseñorearnos sobre los elementos. Y es justamente esa falsa percepción la que nos está pasando factura.

La pregunta que cae por su propio peso es ¿cómo llegamos a esto? Pues, simple, por un sistema cuyo rey es el mercado y la economía su palabra sagrada. La acumulación, la obsolescencia, el producir sin descanso artículos de poca durabilidad, en cuya adquisición nos dicen “está” la felicidad.

Existe una transversalidad del mercado, de la lógica del mercado, en todos los aspectos de la existencia y la cultura del hombre. En una dinámica de rapidez, de vida de  fast food, en la que nos tienen sumergidos, pensar en estos temas resulta difícil, pues requiere un cierto estado de reposo, que no nos permiten.

No podemos ya vivir para y por el consumo. Es hora de retornar a los valores que nos vuelven humanos. Pedir perdón a los más jóvenes sí, pero por haber permitido por error, acomodo u omisión que este sistema tan injusto sea elevado a la categoría de verdad absoluta. El así debe ser, supremo. Debemos pedir perdón por no haber asumido nuestro rol como ciudadanos en tratar de construir un Perú mejor. Ahora que vemos las inmensas filas  de migrantes, compatriotas, que regresan a sus ciudades de origen, debemos preguntarnos ¿es justo?, ¿ese es el país que heredaremos a nuestros hijos?

Lo mencioné en el título del artículo, y es que cada tragedia trae también una enseñanza y una oportunidad, lo cual puede devenir en esperanza. Y qué mejor regalo para el mundo y la civilización que una nueva generación, al fin consiente. Dispuesta a no dejarse inmolar en las fauces del diabólico dios Moloc, ese al que denunció el profeta Allen Ginsberg: ¡Moloch cuya mente es maquinaria pura! / ¡Moloch cuya sangre es un torrente de dinero! / ¡Moloch cuyos dedos son diez ejércitos! / ¡Moloch cuyo pecho es un dínamo caníbal! / ¡Moloch cuya oreja es una tumba humeante! / ¡Moloch cuyos ojos son mil ventanas ciegas! / ¡Moloch cuyos rascacielos se yerguen en las largas calles como inacabables Jehovás! / ¡Moloch cuyas fábricas sueñan y croan en la niebla! / ¡Moloch cuyas chimeneas y antenas coronan las ciudades! / ¡Moloch cuyo amor es aceite y piedra sin fin! ¡Moloch cuya alma es electricidad y bancos! 

Oremos, por el advenimiento de esa una generación consciente y cumplamos con la labor que nos corresponde. Enseñemos, expliquemos a los menores…





Fuente: COVID 19, LA OPORTUNIDAD PARA TENER UNA GENERACIÓN CONSCIENTE – VALOR.PE

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here