La universidad peruana pos Covid-19 – VALOR.PE

0
92


Por: Edwin A. Vegas Gallo

En el VI Foro Mundial de la Ciencia, Brasil, 2013, el Profesor Tariq Durrani Vicepresidente de la Real Sociedad de Edimburgo, Escocia, nos señalaba la pertinencia de la evolución de la universidad del s.XXI para llegar en mejor condición al s.XXII.

Lamentablemente la universidad peruana ha quedado estancada en el s.XX. El Profesor Durrani, incidió mucho en el rol de la carrera de Ingeniería, llamada a dar solución a los grandes retos de la humanidad. Karel Mulder, de la Universidad Tecnológica Delft, Países Bajos acotaba “los ingenieros como constructores del futuro, tienen la tarea en cooperación con otras disciplinas, trabajar por las necesidades de nuestra sociedad.

El desafío de la ingeniería y de las diferentes profesiones, en general, pasa por construir sostenibilidad, a partir de los grandes retos pendientes: provisión de agua potable y saneamiento, desarrollo de métodos para el secuestro de carbón, mejora de la infraestructura, uso de la energía solar, mejorar la salud a través de la bioinformática, manejar el ciclo del nitrógeno, mejorar la realidad virtual e incluso lo que se denomina ingeniería biomédica”, esta última tan necesaria en este tiempo pandémico.

En el mismo Foro, Sir John Beddington, Director Científico del Reino Unido, señalaba “la academia y la ciencia, deben transversalizar la educación de la oferta universitaria de pre y posgrado en los 9 desafíos globales: eliminación de la pobreza, sobrepoblación, urbanización, demanda de agua y energía, cambio climático, demanda de alimentos, conservación y uso de la biodiversidad y el control de las enfermedades infecciosas”.

La academia universitaria para la sostenibilidad, debe basarse en la teoría de los sistemas, sobretodo en la medición de los cambios social, natural y económico de la sostenibilidad, para resolver los álgidos problemas que afectan a la humanidad.

Los profesionales formados en este modelo educativo, potenciarían su soporte intelectual y técnico, para entender los sistemas complejos y están llamados a ser actores relevantes en la solución a estos desafíos global, nacional y local. La nueva educación universitaria peruana poscovid, debe ser integral abordando conocimientos, actitudes, competencias y sobretodo valores, lo que quiere decir incorporar disciplinas de las ciencias sociales y humanidades, promoviendo el trabajo con equipos multidisciplinarios. En el caso puntual de las ingenierías pasa por complementar las ciencias duras de aquellas, con las ciencias blandas sociales.

Transitar en este cambio paradigmático e iniciar verdaderamente la Reforma Universitaria, requiere que en el Ministerio de Educación, órgano rector, se cree el viceministerio de la universidad peruana, que formule políticas acorde al modelo educativo sugerido. Actualmente la universidad pública peruana es dirigida y en algunos casos mellando su autonomía, por una Dirección General con  funcionarios de tercer y cuarto nivel, sin contar con grados académicos, como se exige al profesor universitario y obviamente sin haber tenido experiencia en el manejo de universidades.

Una universidad peruana, que en los pasados seis años, ha estado descoordinada, desinstitucionalizada y sin que siquiera sea considerada, como miembro del  Acuerdo Nacional, generador de políticas de Estado. Se hace necesario institucionalizar el Consejo de Rectores, como Ente formulador de políticas académicas, de investigación y de responsabilidad social.

Lamentablemente la universidad peruana, en esta pandemia está a espaldas de la sociedad, diferente por ejemplo, a la universidad mexicana, con su buque insignia la Universidad Nacional Autónoma, que con su Instituto de Investigación de Ciencias Nucleares, construye Respiradores de bajo costo, a menos de mil soles, para ser usados en pacientes vulnerables. Otro ejemplo, que asumo con sana envidia, es el de La Universidad de Santiago de Chile, que ha puesto a disposición de su Ministerio de Salud, mil respiradores artificiales, para mejorar su salud pública.

Ni que decir de los conversatorios o seminarios científicos, políticos, económicos, sociales, artísticos que se realizan con plataformas digitales oficiales. Acá más bien la Sunedu desincentivó el uso de la educación a distancia, en la universidad peruana y hoy se paga la consecuencia con esta emergencia sanitaria, en que la universidad pública, salvo algunas privadas, está prácticamente paralizada, esperando el MEF, les transfiera fondos para adquirir plataformas digitales y dejar de usar plataformas libres. Hoy se dizque, para recuperar el tiempo perdido y evitar retraso en la culminación de los estudios, algunas universidades están pidiendo que en el 2021, se permita realizar tres ciclos académicos.

Modificación que no es competencia de la Sunedu, sino se requiere modificación de la ley universitaria por parte del Congreso de la República, ya que la ley consagra dos ciclos académicos, siendo el espíritu de ella que la universidad privada no lucre del estudiante, pero que paradojalmente le privó de recursos directamente recaudados a la universidad pública, que anualmente cubre cerca del 50% de su presupuesto.

Sin duda este coronavirus ha desnudado la crisis institucional crónica de la universidad peruana, a pesar de los esfuerzos maquillados del proceso de licenciamiento Sunedu, que ha consumido cinco años de la vida institucional de la universidad peruana.





Fuente: La universidad peruana pos Covid-19 – VALOR.PE

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here