-Nuevo Congreso mismas mañas: estos son todos los (nuevos) intentos de petardear a la Sunedu

0
98


La guerra entre los inquilinos del Congreso y la Sunedu parece una serie de Netflix. Estamos en una nueva temporada, con nuevos personajes malvados pero con los mismos fines: destruir la educación para llenarse los bolsillos.

En los últimos días, la comisión de Educación del Congreso está intentando por todos lados petardear a la Sunedu y a la Ley Universitaria. Vamos a contar esta serie de ataques en varios capítulos emitidos, la mayoría de las veces, en simultáneo.

Nueva sede. Intervención: Útero.Pe

El sueño de Pepe Luna.
Intervención: Útero.Pe

1. Intentaron crear una entidad encima de la Sunedu

En los días previos, el periodista Wilber Huarcasi de La República, alertó sobre la existencia de un predictamen para crear el «Consejo Nacional de Asuntos Universitarios (CONAU)», una entidad que esté por encima de la Sunedu y funcione como «segunda instancia».

El documento se envió la madrugada del viernes 12 de junio a los miembros de ese grupo de trabajo con el objetivo de que se debata ese mismo día a las ocho de la mañana. Estos fueron los partidos que se mostraron a favor de la norma:

  • Somos Perú: Luis Dioses, presidente de la Comisión de Educación.
  • Acción Popular: Walter Jesús Rivera Guerra.
  • Fuerza Popular: Marcos Pichilingue Gómez.
  • Podemos Perú: Johan Flores Villegas.
  • Alianza para el Progreso: Napoleón Puño Lecarnaque y Moisés González Cruz.

Todas las bancadas que apoyaron la creación del CONAU tienen entre sus dirigentes a dueños de universidades algunas licenciadas (San Ignacio y César Vallejo) y otras que tendrán que desaparecer (la Telesup de Pepe Luna). Ante el roche público, retiraron del predictamen la creación de una nueva instancia. Pero no ha sido lo único que se ha hecho.

2. Quieren retener a estudiantes

El predictamen también propone algo muy peligroso:

  • Que la prohibición para crear universidades sea de dos años, o sea, hasta el 2022. Antes de eso querían proponer que sea solo hasta fin de año. La intención era que a partir de enero del 2021 ya se puedan crear nuevas universidades. Ante el roche, retrocedieron y dijeron dos años.
  • Además, quieren que la prohibición de licenciar filiales de universidades públicas y privadas se extienda por tres años.

¿Y esto qué de malo tiene?

Pepe Luna quiere meter a sus alumnos al Hoyo. Intervención: Útero.Pe

Es como si los alumnos de las universidades sin licencia quedaran en algo como el Hoyo.
Intervención: Útero.Pe

Ahora mismo, con la cantidad de universidades cuyas licencias han sido denegadas, hay miles de estudiantes que están buscando dónde continuar su carrera. Ante esa demanda, las universidades públicas y privadas que sí cuenten con licencia, están solicitando a la Sunedu el permiso para crear filiales y acoger a los que se quedaron en el aire.

Entonces:

  • Si prohíben crear filiales, Pepe Luna y otros sin licencia podrán retener a sus alumnos y seguir cobrándoles por algo que no vale nada.
  • Además, si acortan el tiempo de prohibición para crear nuevas universidades, esto implica dos cosas: las denegadas podrán volver a solicitar licenciamiento mientras retienen a sus estudiantes y al mismo tiempo enviarán una avalancha de solicitudes para la creación de nuevas universidades con el objetivo de saturar a la Sunedu.

Pero como ya sabes que los ataques a la ley universitaria siempre vienen en mancha, hay más.

3. Rennán quiere su universidad

El congresista de Somos Perú, Rennán Espinoza, también puso su cuota de despropósitos. El dos de junio pasado, propuso la creación de una universidad en la zona norte de Lima.

«Según la fórmula legislativa, plantea crear la nueva Universidad Nacional Tecnológica de Lima Norte. Incluso plantea que esta casa de estudios cuente con las facultades de salud, ciencias farmacéuticas, electrónica y ciencias administrativas».

La intención es buena. Lo malo es que lo presentó en un contexto en el que pretender abrir la llave de la creación de nuevas universidades puede ser contraproducente para la salud de la educación superior, que está en proceso de recuperación.

4. El asesor naranja de la comisión

Su nombre es José Luis Caballero Adrián. En el Congreso disuelto se desempeñaba como secretario técnico de la Comisión de Educación presidida por la fujimorista Tamar Arimborgo. Sí, sí, la que dijo que la ideología de género daba cáncer y SIDA (y muchos roches más).

Bueno, su exasesor, Caballero, sigue en ese mismo puesto. Pero no es cualquier trabajador. La madrugada del 1 de octubre, horas después de que cerraran el Legislativo, fue fotografiado in fraganti por la revista Caretas. En esta nota aparece el ahora asesor de este nuevo Congreso llevándose documentos del grupo de trabajo desde donde se intentó un montón de veces atentar contra la Sunedu.

Lo más llamativo es que cuando la revista lo abordó, Caballero empezó a gritar insultos y amenazas contra el excongresosta Daniel Mora y contra la Sunedu:

«Lo curioso es que, en su intenso enojo contra Mora, Caballero afirmó que «ahora sí se va a saber lo de los 24 millones», haciendo referencia a un uso irregular de la entidad educativa. A pesar de cuestionarlo sobre lo mencionado, no quiso dar detalles. «Ya se fregaron», amenazó mientras se retiraba renegando consigo mismo y entre policías».

El de arribita. Imagen: Caretas

Se fue renegando y amenazando, pero ahora sigue chambeando ahí.
Imagen: Caretas

Las bancadas del Partido Morado y del Frente Amplio enviaron una solicitud para la separación de Caballero de su puesto como secretario técnico de la comisión de Educación. El argumento es el mismo en ambos pedidos, Caballero fue el que elaboró el predictamen que incluía la creación del «CONAU».

Por último, los miembros de la Comisión de Educación también estuvieron a punto de discutir un proyecto para que el Estado, con plata que ya casi no tenemos, rescate a las universidades chicha que fueron cerradas.

5. Rescatando al soldado (cob)raian

El congresista de Somos Perú, Grimaldo Vásquez, presentó una propuesta para que el Estado salve a las universidades particulares que no lograron licenciarse. Desde su creación, la Sunedu ha denegado licencias a 46 universidades, entre ellas a las gigantes Alas Peruanas, Telesup y la Universidad Inca Garcilaso de la Vega. El Comercio conversó con el representante de la Sunedu, Joseph Dager, sobre esta iniciativa:

“El Estado tendría que, efectivamente, gestionar que las universidades privadas ingresen a un plan de emergencia. Tendría que invertirse en ellas, e imagino que eso es lo que están buscando. Lo que no se explica, ni explican, es cómo irán recursos estatales hacia el privado”.

Ante las críticas, Grimaldo tuvo que retirar de manera definitiva la iniciativa. Pero no se confíen, que esta nueva temporada de la guerra contra la educación recién va en sus primeros capítulos.





Source link

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here