Sobre la última encuesta de Ipsos-Perú y la imposición de ciertos candidatos inidóneos – VALOR.PE

0
133


Por: Percy Vilchez Salvatierra

Con un país cercano al colapso macro económico, donde el abandono  y timo de las grandes mayorías durante la  cuarentena se ha demostrado por las malas políticas del Ministerio de Economía, cuando, además, el perenne embrutecimiento  de la población cuya dirección se debe a los principales medios de difusión de noticias y entretenimiento se mantiene galopante, ahora, se añade la imposición de candidatos de la calaña de Forsyth, Urresti y Del Solar quienes, en teoría, lideran las preferencias de la población para las  Elecciones de 2021, según la última encuesta de la infeliz y muy cuestionable Ipsos* que recién esta última semana ha expuesto un leve descenso en la popularidad del actual mandatario creando así la suspicacia de si la gente anda desesperada buscando un padre así sea un cualquier cosa o si aviesamente se han manipulado con datos falsos una sensación que ningún peruano medianamente inteligente podría asumir ni, mucho menos, sostener en púbico,.

Lo más insólito es que el alcalde esté en el primer lugar con 23% en tanto que el congresista y el actor y ex ministro representan el 12% y 11% de la muestra. Esto solo puede significar que o están locos por Forsyth o simplemente quieren desgastarlo para que en una incidental segunda vuelta entre Urresti y del Solar haya espacio para transar y hacer que el actual congresista  modere su populismo haciendo  grandes concesiones a aquellos que lo impulsen en el tramo final o que, simplemente, el actor, director y ex ministro venza al generalazo fingiendo ser un verdadero político y patriota.

Debe señalarse que Urresti es una desgracia pero tiene un peso propio, pese a esta característica y a todo lo que se le puede criticar. En cambio, los otros dos son sólo un par de burbujas impulsadas y sostenidas por un medio social contradictorio, la clase alta (representada, particularmente, en los dueños de los medios de prensa tradicionales) y el bajo pueblo, que no sirve sino a los intereses de los primeros, es decir, tener a meros monigotes en Palacio de Gobierno a los que puedan zarandear a su antojo antes que a un estadista que haga respetar a la población y que sea un genuino gobernante, un Cápac.

Del resto de enlistados, sólo cabe decir que son cualquier cosa y mi percepción acerca de ellos no ha variado en nada respecto de las críticas que formulé en contra suya durante las elecciones pasadas. Así, Keiko Fujimori (4%), Jorge Muñoz (3%), Julio Guzmán (3%), Alfredo Barnechea (3%), Verónika Mendoza (3%) y César Acuña (2%) están conveniente y muy justamente desestimados.

Queda un 32% de indecisos y/o contrarios a todos los candidatos. Este grupo podría devenir en el favorecimiento de un outsider que no se ve bien quien sería hasta el momento además del errático Antauro Humala.

En conclusión,  el país y su escena electoral presidencial persisten en ser un infierno de pura y dura mediocridad.

  1. S.

*Por sí acaso, entre marzo y mayo de este año, IPSOS suscribió 10 contratos con el Estado cuyo monto consolidado suma  364,866 soles. Qui potest capere capiat.

 





Fuente: Sobre la última encuesta de Ipsos-Perú y la imposición de ciertos candidatos inidóneos – VALOR.PE

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here