Capacitan a productores de Amazonas para mejorar proceso de siembra – Diario UNO

0
56


Eduardo Trujillo Isi­dro “Viejo Lucho”, testi­go clave y cómplice del “Escuadrón de La Muer­te”, grupo que simulaba exitosas intervenciones policiales pero que en realidad se encargaba de asesinar a supuestos peligrosos delincuente o a agentes PNP, fue en­contrado muerto en un cuarto de aislamiento en el penal San Jorge.

En febrero del 2020 un juez le dictó prisión preventiva, por lo que el pasado lunes 27 de julio fue detenido en Huacho. En ese momento decidió contarlo todo a cambio de su libertad. “Yo no los he matado”, señaló.

Luego de dar positivo al COVID-19 y ser asinto­mático, Trujillo afirmó que lo iban a matar. El miércoles pasado fue en­contrado muerto.

“Encontramos a di­cho interno recostado sobre una pared, con una manta polar sujeta al cuello y amarrada en el barrote de la ventana de ventilación”, manifestó el INPE.

Se sabe que, aún conta­bas con signos de vida, pero al momento del traslado al hospital Guillermo Alme­nara, su cuerpo ya no pudo resistir y falleció.

EL ESCUADRÓN

El fiscal especializado de Crimen Organizado, Álvaro Rodas, empezó a investigar al denominado Escuadrón de la Muerte en agosto del 2016.

Ya antes la prensa había denunciado a un grupo de policías encabezado por el comandante Raúl Prado Ra­vines, quien, durante el go­bierno de Ollanta Humala, creó falsos escenarios delic­tivos para simular exitosas intervenciones policiales y dejar así, entre la opinión pública, la percepción de que el gobierno de huma­lista luchaba frontalmente contra el crimen organiza­do.

Sin embargo, estos operativos psicosociales terminaron en crímenes y asesinatos. El fiscal ha es­tablecido que, para lograr sus objetivos, los policías encabezados por el co­mandante Prado Ravines captaban delincuentes de poca monta, que no tenían ni siquiera ante­cedentes policiales, para disfrazarlos de criminales de altísima peligrosidad; y mientras estos prota­gonizaban los supuestos asaltos, eran ejecutados sin piedad.

 

ALGO MÁS

NECROPSIA. Ante la insistencia de la Fiscalía, el jueves 30 por la tarde se le llevó a cabo una necropsia, donde se tenía que confirmar si el testigo clave había sido asesinado en el penal San Jorge del Cercado de Lima.



Source link

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here