Vientos de guerra en el BID, ¿dónde te encuentras mi querido Perú? –

0
142


Cuatro países latinoamericanos (Argentina, Chile, Costa Rica y México) han apoyado la semana pasada una iniciativa promovida por el primero, que busca postergar para marzo de 2021, la elección del presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), prevista de forma virtual el 12 y 13 de setiembre. Con esta acción se intenta evitar el nombramiento del actual asesor de Seguridad Nacional para América Latina en la Casa Blanca, Mauricio Claver-Carone, cuya candidatura fue lanzada por el gobierno norteamericano el 16 de junio. Esta ha sido apoyada por un gran número de países latinoamericanos, aunque algunos aún no se han pronunciado, como el caso del Perú.

BID

El pretexto para proponer un candidato norteamericano a la presidencia del BID y romper con la tradición de haber estado ésta siempre en manos de nuestra región es cumplir con el compromiso de ayudar a la recuperación económica de América Latina y el Caribe, fuertemente afectada como consecuencia de la pandemia. La justificación suena bien, pero no es cierta. La verdad es que se trata de una respuesta para frenar la creciente presencia de China en el BID, trasladar a este organismo las disputas de poder entre ambos países y mantener una trinchera de poder republicano ante su eventual derrota de las elecciones presidenciales de noviembre.

Los avances de China 

Al gobierno norteamericano le preocupa la creciente participación de China en organismos multilaterales de la región. China tiene estatus de observador en la Organización de Estados Americanos (OEA), la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y la Alianza del Pacífico; además mantiene estrechos lazos con la Comunidad del Caribe (Caricom) y con la CAF-Banco de Desarrollo de América Latina. 

China se convirtió en miembro del BID en 2008 y su ingreso generó grandes expectativas. Su actual presidente, el colombiano Luis Alberto Moreno, ha resaltado en múltiples oportunidades el potencial de ese país para ayudar a mejorar la calidad de la infraestructura de la región. Ha dicho, inclusive, que “China es un socio esencial para la institución y para la protección de los beneficios sociales y económicos de América Latina”.(1) 

En 2013, en el marco del BID Invest, brazo financiero del Banco orientado al sector privado, se creó el Fondo de Cofinanciamiento de China para América Latina y el Caribe (Fondo de China), con el objetivo de financiar proyectos de infraestructura, con un compromiso inicial de 350 millones de dólares. Desde hace trece años, el BID y el Consejo Chino para la Promoción del Intercambio Comercial (CCPIT) copatrocinan la Cumbre Empresarial China-América Latina y el Caribe, la última de las cuales tuvo lugar en Panamá, en 2019. El BID también copatrocina cumbres de política y conocimiento entre la región y China, que se focalizan en el desarrollo de políticas innovadoras entre ambas partes. 

Esta presencia no le resulta indiferente a Estados Unidos. La última reunión anual del BID, programada para marzo de 2019 en la ciudad china de Chengdu, se suspendió por la amenaza del gobierno norteamericano de impedir el quórum del evento si China no admitía la participación de Ricardo Hausmann, representante de Juan Guaidó en el BID. El gobierno chino quería evitar la presencia de los dos representantes, tanto de Guaidó como de Maduro, lo que llevó a la cancelación del evento. Varios meses antes de la reunión, el entonces subsecretario del Tesoro de Estados Unidos y actual presidente del Banco Mundial, David Malpass, instó al BID a reconsiderar la realización de la reunión en China y advirtió sobre los “avances sustanciales” que este país había hecho en los bancos multilaterales de desarrollo. 

Romper las reglas

La comunidad política, diplomática y académica de la región ha rechazado la designación de un candidato norteamericano a la Presidencia del BID que, por tradición, estuvo siempre en manos de un país latinoamericano. En efecto, expresidentesexcancilleres, el Grupo de Puebla y, recientemente, la Mesa de Reflexión Latinoamericana se han opuesto a su nominación. En un comunicado, esta última propuso la postergación de la elección del presidente del BID “por tratarse de un proceso que ha generado notables y justificadas inquietudes a lo largo y ancho del continente y que tiene lugar en un momento de inflexión internacional sin precedentes”. 

Los intelectuales, diplomáticos y políticos firmantes del comunicado señalaron que, en el actual contexto, es imperativo llevar adelante un diálogo político entre todos los países miembros del BID, que conduzca a un nuevo consenso sobre la visión integral y las prioridades que debe tener el financiamiento multilateral. Consideran que “sin una base de legitimidad renovada y sin acuerdos programáticos consensuados, quien asuma la responsabilidad de dirigir al BID verá mermada su capacidad institucional para apoyar a los países en la ardua tarea de reconstrucción económica y social tras la pandemia”. Para continuar con este debate, el próximo 21 de agosto, se realizará un diálogo de excancilleres latinoamericanos sobre una alternativa latinoamericana que promueve un no alineamiento activo, el mismo que es abierto al público. 

A pesar de las invocaciones, Brasil y Colombia, aliados incondicionales de Donald Trump, han respaldado de inmediato a su candidato. A estos países se han sumado Bolivia, Ecuador, El Salvador, Haití, Honduras, Jamaica, Panamá, Paraguay, Uruguay y Venezuela –que en el BID está representado por el gobierno parlamentario de Juan Guaidó—. Estas decisiones han reducido el aval regional a las candidaturas de la costarricense Laura Chinchilla, expresidenta de ese país, y del argentino Gustavo Béliz, expresidente del Instituto de Integración Latinoamericana (INTAL) y actual Secretario de Asuntos Estratégicos de la Presidencia argentina.

Claver-Carone cumple con los dos requisitos para ser elegido como presidente del BID en la elección que se ha previsto realizar de forma virtual los días 12 y 13 de septiembre. En primer lugar, tiene el apoyo de la mayoría absoluta de países miembros del continente americano. El Banco está integrado por 28 miembros de la región y lo respaldan 17, aunque serían suficientes 15. 

En segundo lugar, cuenta con el respaldo de un número suficiente de países  que tienen la mayoría absoluta del poder de sufragio en el Banco. Solo Estados Unidos y Brasil cuentan, respectivamente, con 30% y 11% del poder de voto, el cual es proporcional al capital suscrito por cada país. Si sumamos a Colombia (3,1%), Uruguay (1,2%), Bolivia (0,9%), Panamá (0,45%), y a la Venezuela de Guaidó (3,4%), Claver-Carone cumple de sobra este segundo requisito. Ni siquiera necesita de los miembros extrarregionales del BID.

publicidad

Impedir el quórum

Es este el escenario en que los gobiernos que reconocen la importancia política de tener el liderazgo del BID en manos latinoamericanas o caribeñas empiezan a pronunciarse en torno a la iniciativa para postergar la elección hasta marzo de 2021 y evitar con ello el nombramiento del candidato propuesto por Trump. Claver-Carone es uno de los ideólogos del actual presidente en el diseño de las políticas de bloqueo y embargo a Cuba y a Venezuela. Antes de convertirse en asesor de Trump, tenía un blog “Capitol Hill Cubans” desde donde criticaba las decisiones del gobierno de Barack Obama sobre Cuba; y promovía el embargo y el bloqueo. Es de suponer que su política frente a China, seguiría el estilo de Trump, hecho que es a todas luces inconveniente para nuestra región.

La pregunta que urge ahora es, entonces, ¿cómo posponer las elecciones? Existen dos vías legales: la postergación por consenso -el 9 de julio ningún país se opuso a las elecciones de forma virtual en setiembre-; y la otra, impedir el quórum el día de la votación. La primera opción es imposible por obvias razones. Aunque en su fuero interno Donald Trump sabe que con el paso de los días sus posibilidades de mantenerse en la Presidencia se extinguen; no se perderá la oportunidad de dejar una ficha suya en el comando del BID.

La segunda opción es el único camino legal en que pueden sostenerse los gobiernos latinoamericanos en su odisea por impedir la nominación del candidato norteamericano. Para impedir el quórum, requerimiento previo a la votación, se necesita que el poder de voto de los gobernadores presentes en la elección represente al menos las tres cuartas partes (75%) del poder de voto de la institución. 

Los cuatro países que apoyan la postergación de la elección tienen un poder de voto conjunto del 22,2%, de acuerdo a la siguiente composición; Argentina (11,35%), México (7,3%), Chile (3,1%) y Costa Rica (0,45%). Haría falta el 2,9% para superar el 25% de los votos necesarios para impedir la elección. Si Perú, con 1,5% de los votos se sumara, faltaría un 1,3%. Y si Nicaragua con 0,45% de los votos se adhiriera a esta iniciativa, se alcanzaría 24,15% de estos. Faltarían apenas 0,85% de votos para impedir el quórum. Para lograrlo solo a nivel regional, se podría especular con la revisión del apoyo al candidato de Trump de parte del gobierno uruguayo (1,2% votos). Pero si ello no ocurriera, España tiene 1,96% de votos y Francia y Alemania 1,89% cada uno. 

Josep Borrell, alto representante para la Política Exterior de la Unión Europea, propuso retrasar hasta marzo de 2021 las elecciones a la Presidencia del BID. Lo hizo en la carta que remitió a la ministra de Relaciones Exteriores de España, Arancha González Laya, a fines de julio. Borrell argüía que la candidatura de Claver-Carone no tenía precedentes ya que, desde su fundación en 1959, el presidente del BID había sido un latinoamericano. A la fecha, ningún gobierno europeo miembro de la institución financiera se ha pronunciado(2)

Estas movidas han irritado al candidato del presidente Trump. Un representante suyo ha advertido que «la Unión Europea no es parte del BID como entidad, y solo algunos de sus Estados miembros lo son”. Esto es cierto, pero las autoridades norteamericanas no pueden impedir que los dieciséis países europeos socios del BID se sumen, si lo quisieran, a lo planteado por el alto jefe de la diplomacia europea. Asimismo, se ha advertido que “cualquier esfuerzo por secuestrar el proceso electoral por parte de una minoría de países; y mucho menos por parte de países no regionales, sería una afrenta para la región y será cuestionado”(3).  

Luis Almagro, secretario general de la OEA, ha respaldado también esta inadmisible amenaza y ha defendido en un tuit la «independencia y soberanía» de la región como reacción a la propuesta de Borrell. Siempre fiel a los designios de Trump, Almagro se equivoca.(4) 

El candidato Claver-Carone está muy enojado no solo con los europeos. Esta semana ha dicho que «estamos viendo un esfuerzo minoritario liderado por la Argentina para obstaculizar la elección porque no han podido o querido presentar una visión competitiva», en referencia al candidato Gustavo Béliz. Además, acusó a este país y a los otros tres que piden el aplazamiento de las elecciones de querer “secuestrar los comicios”; y de “subvertir el proceso, dejar al banco en parálisis y asustar al sector privado”.

Su conclusión es que “una minoría no se debería imponer a la mayoría pues fomentaría lentitud e incertidumbre en la gestión». Y ha amenazado a la región al afirmar que «cualquier intento de secuestrar una elección a pesar de un reglamento muy claro sería no solo no democrático, sino también un esfuerzo que Estados Unidos va a enfrentar muy profundamente». (5) Se olvida el candidato que la propuesta es incuestionablemente legal.

Los países que buscan postergar las elecciones apuestan a que una futura administración Biden-Harris desista de imponer a un/a norteamericano/a para presidir el BID. Y se promueva un candidato de consenso, preferiblemente, a partir de la realización de una asamblea presencial. El aplazamiento de la elección a la Presidencia del BID es una acción política basada en la legalidad; que favorecerá a nuestra región porque se desprenderá de un candidato que no mantendrá interlocución con el posible nuevo gobierno en Estados Unidos. Y, lo más importante, no tiene entre sus intereses y prioridades las necesidades de América Latina y el Caribe.

Si bien no hay todavía una postura oficial del Partido de Biden sobre esa candidatura, personalidades demócratas, e inclusive republicanas; así como de la sociedad civil, e inclusive extraoficialmente, un vocero suyo, han señalado su desacuerdo.(6)  ¿Por qué debería heredar nuestra región, por un quinquenio, un presidente del BID impuesto por un gobierno desacreditado, que ha hecho de su lema “América Primero” un desastre sanitario y económico sin precedentes en su país? 

La imposición de un candidato norteamericano en el BID expresa la pugna entre China y Estados Unidos en este organismo multilateral. Dado el momento histórico caracterizado por el realineamiento de los poderes hegemónicos resulta fundamental mantener la presidencia del BID en manos de la región. América Latina y el Caribe tienen hoy el desafío y la responsabilidad de ser prácticos en la defensa de sus intereses; y de rechazar cualquier alineamiento automático. 

—————–

(1) Myers, M, China´s Regional Engagement Goals in Latin America, Carnegie Tsinghua, Center for Global Policy, Beijing, China, 7 de mayo 2020 https://carnegietsinghua.org/2020/05/07/china-s-regional-engagement-goal…
(2) https://es.reuters.com/article/topNews/idESKCN24Z2SH
(3) https://gestion.pe/mundo/eeuu/eeuu-rechaza-posponer-elecciones-en-el-bid…
(4) https://twitter.com/Almagro_OEA2015/status/1290066975784415232
(5) https://www.lapoliticaonline.es/nota/85315-el-candidato-de-trump-para-el…
(6) https://elcomercio.pe/opinion/columnistas/biden-entra-a-la-batalla-por-e… y https://www.clarin.com/opinion/claver-carone-candidato-trump-bid-muestra…


publicidad

El Búho, síguenos también en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube





Fuente: Vientos de guerra en el BID, ¿dónde te encuentras mi querido Perú? –

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here