COSTUMBRES PIURANAS, REMEDIO PARA LOS CONGRESISTAS (PARTE 1) – VALOR.PE

0
115


Por Edwin A. Vegas Gallo

Desde hace 40 años la Organización Mundial del Turismo, consagró el 27 de setiembre, como el Día Mundial del Turismo, DMT. En este año de pandemia, el lema y tema elegido es “Turismo y desarrollo rural”, por la importancia del turismo para la promoción del patrimonio cultural y natural en todo el mundo; evitando la degradación ambiental y la pérdida de la identidad local.

A propósito de este DMT, la Región Piura ha sido favorecida por la naturaleza del Creador, con paisajes naturales, que van desde el borde costero, entre el mar frío y el mar tropical, hasta la montaña amazónica, cruzando los andes. En este espacio geográfico, hay cientos de usos, costumbres y tradiciones ancestrales que rescatar y ponerlas al servicio del desarrollo turístico rural, con criterio de sustentabilidad, en perspectiva ética y social.

Una costumbre ancestral es la relacionada con el chucaque, que afecta a las personas con “malestar, angustia o bochorno provocados por situación embarazosa”. Es un vocablo quechua que significa “susto o vergüenza que genera dolores de cabeza”. A propósito del abstencionismo o el NO A REGAÑADIENTES, en la vacancia presidencial, con seguridad algunos congresistas, habrán experimentado el chucaque. Para aliviar su chucaque fuerte los congresistas como antaño, deben llamar a un rezador o curandero para que con rezos, masajes y la pasada del huevo, consigan el alivio para la vergüenza por su votación.

Otra técnica considerada en la medicina ancestral, para que ellos curen su chucaque, consiste en que se enrollen una pequeña porción de su cabello y tiren fuerte de él. Si los malestares persisten, los congresistas, deben consultar con su médico, haciendo uso de su seguro privado, que lo cubrimos todos los peruanos.

La cultura medicinal y mítica de la Región Piura costera, es el resultado de la interacción entre los tallanes e incas, con dominación de éstos. Por cierto aquellos, profesaban poco aprecio a los incas y estos un gran desprecio a aquellos. En la Región andina piurana, el saber ancestral, es producto de los guayacundos de Caxas y Ayabaca y los huancapampas, que mantuvieron hasta la conquista inca, su sistema productivo agrosilvopastoril, con el uso de hierbas medicinales para el curanderismo.

Esta fortaleza de las raíces culturales profundas, de nuestros antepasados, matizadas con la influencia hispánica del misticismo, se están perdiendo en el tiempo y es tarea mantenerlas y conservarlas. Otro mal del ayer de nuestra infancia, se llamaba “el mal del ojo”, causado por la mirada de algunas personas que tienen “ojo fuerte”, afectando a lactantes e infantes.

Este “mal de ojo” se puede extender a los congresistas, por su miopía política y falta de visión, ahora bloqueando la reforma política, para la eliminación del voto preferencial, que según Chehade dixit “es complicado se vuelva a ver”. Para aliviar esta dolencia, del “mal de ojo”, nuestras madres o abuelas, llamaban al “santiguador” o “santiguadora”, quienes rezando frotaban un huevo fresco de gallina negra de corral, alimentada naturalmente y nos lo pasaban por todo el cuerpo, en forma de cruz y para para sacar las lagañas y mejorar la visión, nos colocaban en los ojos, pañitos de tela de gasa, embebida en agua de manzanilla fresca. Otro uso, era colocar en la muñeca “una cinta roja”, para que “no nos ojeen”.

Claro está, para quitarles “el mal de ojos” a los congresistas miopes, hay que pasarles el huevo…pero de avestruz, porque como ellos, entierran la cabeza y que no se le vaya a ocurrir al congresista Rubén Ramos (UPP),  usar paños de gasa empapados con dióxido de cloro.





Fuente: COSTUMBRES PIURANAS, REMEDIO PARA LOS CONGRESISTAS (PARTE 1) – VALOR.PE

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here