La diabetes toca la puerta

0
105


Es la pandemia silenciosa. Una gran población con diabetes en el Perú no controla su glucosa y suma un alto porcentaje de víctimas del covid-19. Los endocrinólogos proponen que se reglamente la ley existente y se cree un programa nacional de prevención de la enfermedad.

1

Reyna Ochoa tenía dos meses de gestación cuando se enteró que padecía el inicio de la enfermedad. “Eres prediabética”, le dijo la doctora en el centro de salud materno José Carlos Mariátegui, en Villa María del Triunfo.

Mientras su bebé crecía en el vientre, sumó a los controles de madre gestante una dieta y la medición de la glucosa, con tiras reactivas y un glucómetro que le facilitaron en dicho centro del Ministerio de Salud (Minsa).

Se tenía que controlar el nivel del azúcar tres veces cada día. Hasta antes de dar a luz, enviaba los resultados, vía Whatsapp, a su médico tratante. Pero el tratamiento se frenó con la llegada de la pandemia del covid-19. Y desde hace dos meses, ella ya no se chequea, pues el centro donde se atendía solo ve casos de coronavirus.

Sigue con la dieta, dice, para evitar que suba la glucosa, y está a la espera de la llamada de la doctora para que la reabastezcan de tiras. “Creo que debo estar bien porque me cuido”, dice la señora Ochoa, mamá –ahora– de dos niños. Por precaución, no sale de casa.

2

Hace 22 años que Paola Flores convive con la diabetes tipo 1. Se enteró cuando era una quinceañera. “Debuté con 600 de glucosa”, recuerda.

La llevaron al hospital Casimiro Ulloa, pero como allí no había un especialista, decidieron trasladarla al Hospital del Niño. En el trayecto se malogró la ambulancia, hizo taquicardia y la jovencita permaneció tres días en estado de coma. Empezaron a administrarle insulina y le comunicaron que sería diabética de por vida.

Desde entonces, vive bajo una dieta estricta; se inyecta dos tipos de insulina a diario (una dosis matinal de Lantus y tres veces de la llamada ‘insulina rápida’). Durante la cuarentena, solo ha salido para visitar a la podóloga.

Paola es profesora de Educación Religiosa en una institución educativa. Me dice que está agradecida con los agustinos porque gracias a ese trabajo tiene un seguro. Sabe de casos de muchos diabéticos que en estos meses han perdido sus trabajos.

Pero los controles médicos, que se hace cada tres meses en Endocrinología del hospital Rebagliati, se perdieron por la pandemia, al igual que la prueba de hemoglobina glicosilada y el suministro de los fármacos.

Cree que se deben ver maneras de continuar con los tratamientos para las personas en su condición, aunque sea por telemedicina; y también que Essalud debe firmar convenios con las farmacias para que les brinden la insulina sin necesidad de esperar citas médicas.

“A mí me descuentan Essalud, pero ahora tengo que comprar la insulina, las tiras reactivas, hacerme los exámenes, que pueden costar más de 500 soles. Es entendible el momento que vivimos, pero el sector privado ya ofrece control a sus pacientes de enfermedades crónicas”, opina.

3

La diabetes mellitus, que tienen las personas por la elevada glucosa en sangre, es una pandemia que abarca todos los continentes, explica el doctor Segundo Seclén, presidente de la Asociación de Diabéticos Juveniles del Perú y presidente electo de la Asociación Latinoamericana de Diabetes.

De acuerdo con la data oficial, el 43% de las muertes causadas por el covid-19 en el país está relacionado con enfermedades como la diabetes y sus comorbilidades.

Hace dos años, la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (Endes 2018) señalaba que el 37.3% de las personas mayores de 15 años tenía sobrepeso y obesidad. Y la relación entre obesidad y diabetes es cercana porque comparten genes, explica el especialista.

Dos estudios realizados por la Unidad de Diabetes, Hipertensión y Lípidos de la Universidad Cayetano Heredia en el 2015 y el 2017 demostraron que siete de cada 100 peruanos mayores de 25 años tenían diabetes; además, el 23% de ese grupo etario tenía prediabetes o elevación de la glucosa encima de lo normal.

La diabetes es un riesgo importante, subraya Seclén, sobre todo porque se complica con las enfermedades cardiovasculares, que en el largo plazo pueden producir un infarto al miocardio o ser causa de amputaciones, entre otros.

“El problema en el Perú es que de los cuatro millones de personas, entre diabéticos y prediabéticos, la gran mayoría carece de seguros. El Seguro Integral de Salud solo contabiliza 117,000 personas con diabetes y el Minsa recuerda que el 70% de estos pacientes no controla su glucosa.

Al presentar este problema, comenta, el organismo de la persona se deteriora de forma más rápida y su respuesta serológica es menor; por ende, se trata de personas más susceptibles al coronavirus y a otro tipo de infecciones.

Por ello, las sociedades científicas han solicitado al Gobierno que se revise la Ley N° 30867, que incorpora el capítulo V a la Ley N° 28553, Ley general de protección a las personas con diabetes.

Proponen también la implementación de un programa nacional de diabetes para favorecer a la población más vulnerable y de bajos recursos económicos, trabajando en la prevención de la enfermedad desde el nivel primario de atención. Además, se debe aprobar el reglamento de la Ley N° 30867.

El pedido al Minsa para reglamentar la norma e iniciar en el más breve plazo una lucha nacional contra la diabetes lo hacen más de 2,000 médicos inscritos en las sociedades peruanas de Endocrinología y de Medicina Interna, la Asociación de Diabéticos del Perú y la Asociación de Diabetes Juvenil, entre otras instituciones. La propuesta es que toda la población diagnosticada con diabetes sea incluida en el SIS.

“De acuerdo con el Sistema Informático Nacional de Defunciones (Sinadef), de los pacientes fallecidos por covid-19, el 43% tenía diabetes; una cifra similar son los pacientes fallecidos que no fueron infectados por el covid-19.

Pero, probablemente, por el colapso del sistema de salud el porcentaje sea más alto en aquellos pacientes de diabetes que fallecen en su domicilio, ya que el Sinadef considera como causa de muerte los infartos al miocardio, que es causa de muerte de pacientes con diabetes”, menciona.

Se espera que pronto se dé una reunión entre las sociedades científicas y la titular del Minsa, Pilar Mazzetti, que permita hacer realidad el programa nacional de prevención de diabetes.

Propuesta de vida sana

Un programa nacional de diabetes planteará que las instituciones de nivel primario faciliten material de autocontrol a los pacientes, incluidos los glucómetros y la insulina. También, que se difundan ‘guías médicas’ que permitirán entrenar a los médicos generales en la prevención y tratamiento de las personas con esta enfermedad.

Se propondrá al Minsa que trabaje en la promoción de prácticas de vida saludable. Finalmente, se crearía un registro de pacientes para saber cuántos de tipos 1 y 2 hay en el país, y hacer compras de insulina humana.

José Vadillo Vila

Fuente: Diario El Peruano



Post Views:
35



Fuente: La diabetes toca la puerta

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here