LOS ENCANTOS DE AYABACA DEL CAUTIVO – VALOR.PE

0
114


Por Edwin Vegas Gallo

La Región Piura por sus condiciones ambientales propias, tiene vocación natural costera, andina y montañosa boscosa; poseedora de riqueza biológica alta, enorme potencial minero, energético, turístico y gastronómico.

Enclavada en los andes septentrionales, está la provincia de Ayabaca, con su ciudad capital, centro de peregrinación de fe, por la devoción cristiana al SEÑOR CAUTIVO, a la que acuden miles de peregrinos de diversos puntos del país y del extranjero, para agradecerle por los favores concedidos.

Ayabaca cuenta con patrimonio natural ecológico e histórico cultural, para el turismo con desarrollo rural. Entre los naturales: Cerro de Chacas o bosque de neblina de Cuyas, área de conservación privada para la protección de aves y los Baños termales de Chocán. Cómo patrimonio histórico cultural, los Petroglifos de Samanga, relacionados a la Cultura Ayahuanca; el Tesoro de Frías, hallazgo arqueológico encontrado en el Cerro Callingará, destacando la Venus de Frías. Asimismo El Señorío De Olleros, en Aypate. Son dos cementerios, de entre los S. IV y V d.C., denominados Necrópolis de San Bartolo de los Olleros y Necrópolis de Olleros Ahuaico.

La provincia asimismo está dotada de recursos minerales, con emprendimientos mineros artesanales informales en el distrito de Suyo, que usan mercurio, provocando pasivos ambientales, de difícil remediación. El proyecto Río Blanco para explotar el cobre, paralizado por no ofrecer garantías ambientales.

Paradojalmente con tanta riqueza espiritual y patrimonio natural e histórico, esta provincia  no aprovecha las potencialidades, siendo sus indicadores de desarrollo humano en las tres últimas décadas a menos. Así en 1993, se ubicaba en el puesto 140, de 194 provincias peruanas. El 2000 puesto 163 y 2017, puesto 184. Esto se traduce, en calidad de vida humana deficitaria; sobre todo en salud, alimentación, educación e infraestructura.

Es inconcebible que las provincias andinas piuranas no estén comunicadas como vía auxiliar asfaltada, a la carretera nacional Panamericana, por desidia e indiferencia del gobierno regional y central. Claro ejemplo lo tenemos en la ley 7898 (10 agosto 1934), que creaba un impuesto a la chancaca (internada del Ecuador y la producida localmente) en la provincia de Ayabaca, con destino a la construcción de caminos y obras en la misma circunscripción. Por cierto, esta chancaca ayabaquina, llegaba hasta Valparaíso en Chile, para su consumo. Esa ley el Poder Ejecutivo no la promulgó oportunamente y la envió a publicar el Presidente del Congreso de entonces Clemente Revilla.

Referente a Ayabaca, cito lo que Humboldt (naturalista alemán) escribió respecto a aquella, cuando la visitó hace más de 200 años:.. “Ayabaca está hecha, por otro lado, para dar una idea ventajosa del Perú. Se ve allí todos los oficios, el doble de habitantes que Loja, señoras bien puestas…”.

Por ello reclamamos para las provincias andinas de Ayabaca y Huancabamba, una atención preferencial, no desde la perspectiva asistencial, sino desde la definición de la política presupuestal nacional y regional, así como se plantee la aplicación del enfoque de cuenca a la gestión integral del recurso hídrico, en un marco de ordenamiento territorial, previendo los impactos en la calidad de vida ambiental de las poblaciones, concordante con un desarrollo compatible duradero. QUE EL SEÑOR CAUTIVO, REY DE LOS PEREGRINOS, NOS ILUMINE Y BENDIGA





Fuente: LOS ENCANTOS DE AYABACA DEL CAUTIVO – VALOR.PE

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here