Rappel, el tarotista sastre que hizo llorar a Francisco Franco

0
42


Confeccionó vestidos y leyó el futuro a personajes españoles famosos como Dolores Ibárruri “la pasionaria” y lola flores, entre otros.

Rafael Francisco Payá Pinilla, es un afamado tarotista español más conocido como Rappel, nacido en Madrid, 20 de agosto de 1945,​ que ha tenido el privilegio de leerles el futuro  en las cartas del Tarot a personajes famosos, entre ellos al exdictador de España, el generalísimo Francisco Franco, al que sin proponérselo le hizo derramar lágrimas de emoción.

Rappel es paralelamente un modisto, empresario y personaje recurrente de televisión español que se caracteriza por su estética extravagante, siempre vestido con túnicas de colores brillantes y el pelo recogido con una coleta o trenza.

Estudiante de un colegio jesuita y del Liceo Francés de su ciudad natal, obtuvo el título de profesor de francés en La Sorbona de París.

A continuación, estudió diseño y patronaje para abrir un taller de ropa a medida, de alta calidad, encima de la tienda que sus padres tenían en la calle Ayala de Madrid.

Entre sus clientes se encontraba la actriz Niní Montián, con quien entabló amistad. Ello, unido a la fama de vidente que empezaba a adquirir, le permitió acceder a la alta sociedad de la época franquista.

MODISTO FAMOSO

Así, confeccionó durante años los vestidos de María de las Mercedes de Borbón, al mismo tiempo que le preguntaban por su futuro Tita Cervera, Dolores Ibárruri “La Pasionaria”, Severo Ochoa y Lola Flores, a los que llegó a predecir cosas buenas y malas y. Se dedicó al diseño de moda durante veinte años.

Durante diez años fue director de relaciones públicas de la sala de fiestas Florida Park de Madrid. A partir de los años setenta, sus contactos le permitieron obtener contratos con varias revistas para escribir los horóscopos, conseguir sus propios programas de radio y aparecer en numerosos programas de televisión.

Entre ellos, destaca los cinco años que estuvo en el programa Tómbola, donde predecía el futuro de los personajes de la prensa rosa, y sus colaboraciones en los programas matinales de María Teresa Campos. Además, ha concursado en dos reality shows: La Granja (2005) y Gran Hermano VIP (2016), donde quedó tercer finalista de la edición.​

Como invitado, ha participado en el programa de entrevistas de Telecinco ‘Mi casa es la tuya’.

SU PRIMERA VIDENCIA

Sin embargo, Rappel no comenzó su vida profesional como vidente hasta que un suceso que marcó su vida. Concretamente fue al nacer su hijo. “Mirando al niño yo dije qué pena de criatura, este niño se nos va a morir de algo de la cabeza antes de cumplir un año”.

Por aquel entonces no leía el futuro, sino que tenía “flashes”, y una vecina la había enseñado a echar las cartas de pequeño, algo que su madre le prohibió.  Su predicción sobre su pequeño hijo se cumplió: antes de cumplir un año se murió.

El vidente llegó a Franco, hasta el Palacio del Pardo, donde gobernaba, a través de su esposa Carmen Polo y su hermana Tita, pero conozcamos la historia de cómo se produjo este encuentro.

FRANCO EN SU CAMINO

El pasado lunes 20 de noviembre se cumplieron 45 años de la muerte de Francisco Franco, el dictador que ejerció el poder en España con mano de hierro durante casi 40 años.

La formación militar, el complejo de hombre bajito y socialmente mediocre, los desafectos de familia, con un padre infiel a su esposa y poco afectuoso con sus hijos, forjaron el carácter introvertido, frío y de implacable dureza del llamado Caudillo.

Unos cinco años antes de su muerte, Niní Montián, una conocida señora de la sociedad de Madrid, bien relacionada con empresarios, políticos del aquel tiempo y en posesión de una agenda secreta con la que manejaba sus influyentes relaciones, le pidió al futurólogo Rappel que la acompañara al palacio de El Pardo, residencia oficial de la familia Franco.

El vidente era ya en los primeros años 70  famoso y no sólo por sus dotes adivinatorias, también porque había tenido junto con su familia un taller de costura, en pleno barrio de Salamanca, por el que desfilaban muchas señoras bien de la capital, incluida doña Carmen Polo de Franco.

DICTADOR DERRAMÓ LÁGRIMAS

Niní Montián, que visitaba a menudo El Pardo, le dijo a Rappel un día que la acompañara porque Franco quería hablar con él. Y así fue. Después de escuetos saludos de rigor, el generalísimo llevó a Rappel a una especie de biblioteca en la que había como una mesa camilla.

Antes de invitarle a sentarse, Franco miró por la ventana que daba a los jardines y le indicó a Rappel que aquel niño que andaba jugueteando por el parque era Francis, el nieto para el que deseaba una carrera militar, y quién sabe qué alto destino político.

Tanto, que al niño le habían cambiado el orden de sus apellidos, Martínez Bordiú Franco, para que llevara el de su abuelo en primer lugar y así su mismo nombre de pila. Por eso se llama Francisco Franco Martínez Bordiú. El actual marqués de Villaverde y Señor de Meirás hizo noticia en el año 2017 por  enfrentar una pena de 6 años de cárcel por delitos de atentado a la autoridad y contra la seguridad vial, acaecido en 2012.

El exdictador quería saber si sus nietos Francis y Carmencita podrían sufrir algún accidente o padecer algún mal que acabara con su vida, siendo niños todavía y mientras su abuela estuviera viva. Rappel estudió las cartas y cuando tuvo la respuesta le dijo a Franco que estuviera tranquilo, que sus nietos mayores no corrían peligro alguno y que vivirían muchos años más.

Franco cogió la mano de Rappel y con lágrimas en los ojos, le dijo: “Me ha hecho usted el hombre más feliz del mundo. Lo peor que podría ocurrirme es sobrevivir para ver la muerte de un nieto. Muchas gracias”.

DESCENDENCIA TRÁGICA

El nieto varón mayor del dictador, que cumple 66 años el día 9 de diciembre, era un adolescente cuando se produjo la anécdota que desvelamos.

Su hija Carmen Franco no ha tenido la misma suerte a causa de un cáncer terminal que se le declaró en el 2016.

Su nieto Francisco, el mayor de los hijos de Carmen y el duque de Cádiz, falleció el 7 de febrero de 1984 en Pamplona, a consecuencia de un accidente de tráfico ocurrido en Cintruénigo, Navarra, cuando volvía de esquiar en Astún.

(*) Fuente: https://informalia.eleconomista.es/informalia/actualidad/noticias/8755724/11/17/Francisco-Franco-el-dia-que-el-dictador-rompio-a-llorar-delante-de-un-extrano.html



Fuente: Rappel, el tarotista sastre que hizo llorar a Francisco Franco

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here