debate Mendoza, Fujimori, Forsyth y Guzmán en CADE

0
99


Mendoza, Forsyth Guzmán y Fujimori

Con motivo de las elecciones 2021, se realizó en dos jornadas los días 17 y 18 de febrero, el CADE Electoral, organizado por IPAE Asociación Empresarial. Asistieron los candidatos Verónika, Mendoza, Keiko Fujimori, George Forsyth y Julio Guzmán. Los candidatos a la Presidencia en las Elecciones 2021, por Fuerza Popular, Juntos por el Perú, Victoria Nacional y Partido Morado, debatieron sus propuestas.

Cómo garantizar mejores servicios a la ciudadanía

En esta parte se trataron los temas de gestión pública y eficiencia del Estado. 

El candidato por Victoria Nacional, George Forsyth, propuso que, en su eventual gobierno, solicitaría facultades legislativas al Congreso para emprender una gran reforma del Estado, así como la presentación de un proyecto de ley que permita declarar en emergencia la organización del mismo.

En esa línea, ahondó en la implementación del sistema de carrera pública y la creación de un programa de transformación digital del Estado, para lo cual se creará un Ministerio de Desarrollo Digital. También reforzó su propuesta de creación de un Ministerio de Infraestructura y Transportes para integrar procesos, así como la transformación del Centro Nacional de Planeamiento Estratégico (CEPLAN) en el Ministerio de Planeamiento y Desarrollo Territorial.

La candidata por Juntos por el Perú, Verónika Mendoza, enfatizó en la necesidad de promover un Estado que garantice derechos como salud, educación, vivienda; que recupere su capacidad de planificar y poner orden; que reconozca la diversidad cultural y a los pueblos indígenas y originarios; y que desarrolle un enfoque intercultural en sus políticas públicas de manera descentralizada.

Así, sus propuestas incluyen la redacción de una nueva constitución que garantice derechos básicos, la reestructuración del CEPLAN y la descentralización fiscal. Del mismo modo, ahondó en la estructuración de un gobierno transparente donde las decisiones del Estado se sometan al escrutinio público y donde haya mejores condiciones laborales para los funcionarios públicos, lo que incluye mejores remuneraciones y la anulación de las modalidades CAS.

Para Julio Guzmán, candidato por Partido Morado, en el Perú todo es difícil y toma mucho tiempo. Por ello, propone promover el uso de la billetera electrónica; no obstante, para que esto sea factible, indicó que se promovería la creación de cuentas corrientes, aprovechando las elecciones regionales del 2022.

Añadió también entre sus propuestas la creación de un programa para la interoperabilidad de las bases de datos del MINSA, EsSalud y las clínicas privadas para facilitar el acceso a la historia clínica personal. De igual modo, la creación de un sistema de interconexión que conecte las entidades del Estado como la RENIEC, Banco de la Nación y SUNAT para facilitar la agilización de trámites.

La última en intervenir, Keiko Fujimori, candidata por Fuerza Popular, resaltó que el aparato estatal debe tener una vocación de servicio al ciudadano. Para ello, tomarán medidas como la simplificación administrativa con tecnologías que faciliten la atención desde casa en plataformas digitales ágiles.

De igual modo, propuso la creación de laboratorios de innovación y la promoción de la formalización. Finalmente, recalcó la importancia de la seguridad ciudadana, para lo cual crearán el programa Distrito Seguro para enfrentar delitos callejeros, fortaleciendo la Policía Nacional y las comisarías.

Cómo encarar la lucha anticorrupción

George Forsyth planteó su estrategia anticorrupción a través de tres ejes: prevención, detección y sanción. Así, se comprometió a implementar tres medidas fundamentales para esta lucha. En primer lugar, buscará incorporar en la Constitución un marco normativo que permita reducir los actos de corrupción “por parte de mafias que tienen capturado al Estado”.

Es una de las principales preocupaciones de la ciudadanía, ya que, según la Contraloría, el país pierde cada año el 3% de su Producto Bruto Interno (PBI) a causa de este mal. 

En segundo lugar, promoverá la democratización de la justicia, gracias a la instalación progresiva de jurados ciudadanos. Finalmente, como tercera propuesta creará una Comisión de Alto Nivel Anticorrupción e implementará un programa de recompensas para quienes denuncien casos de corrupción en la administración pública, con la debida protección al denunciante. Forsyth anunció también que, de ser elegido, el 28 de julio presentará al Congreso un proyecto de ley para declarar en emergencia el sistema nacional de justicia.

Por su parte, Verónika Mendoza reiteró su propuesta de establecer un nuevo pacto social a través de una nueva constitución, que enfrente de manera más eficiente la corrupción como un problema transversal en todo ámbito de la sociedad peruana. Para combatirla, consideró necesario establecer sanciones más duras contra funcionarios públicos y empresarios involucrados en casos de corrupción.

El plan anticorrupción de Juntos por el Perú se basa en cuatro enfoques. En primer lugar, se promoverá la planificación entre el gobierno, la ciudadanía y el empresariado, pues el caos y desorden se prestan a irregularidades. El segundo es la transparencia, con un gobierno abierto que publique todas sus decisiones de manera abierta. En tercer lugar, planteó fortalecer la vigilancia y el control ciudadano. El último eje es el fortalecimiento de la autonomía del sistema de justicia, para que investigue con independencia todo caso de corrupción.

Julio Guzmán opinó que la mejor manera de luchar contra la corrupción es combatir la impunidad. Con ese objetivo, el plan de gobierno del Partido Morado propone en primer lugar promover, fortalecer y apoyar el trabajo de la Junta Nacional de Justicia. A ello, sumará la creación de un equipo anticorrupción permanente al interior del Poder Judicial, que tenga el presupuesto y la independencia para poder trabajar de manera eficiente.

Adicionalmente, consideró necesario que la Contraloría General de la República cambie su enfoque y establezca un diálogo con el Ejecutivo para poder trabajar de manera conjunta. Hoy, la Contraloría evalúa todos los proyectos de licitación cuando la obra ya está culminada y el hecho de corrupción está consumado. Lo que propuso es que la Contraloría ejerza un control concurrente a lo largo de todo el proceso.

Por su parte, Keiko Fujimori anunció un shock anticorrupción desde el primer día de su eventual gobierno. Esto implicará fortalecer la labor de la Contraloría, dándole un rol sancionador y un presupuesto más importante. Además, propone ampliar su ámbito de control, para llegar incluso a las compras de Estado a Estado. 

Además, propuso implementar un “Sistema integrado transparencia 100%”, para que todas las compras y contrataciones del Estado puedan ser visualizadas paso a paso por toda la ciudadanía y los medios de prensa en tiempo real.  Adicionalmente, planteó una alianza con la ciudadanía para que esta se convierta en un actor activo de combate a la corrupción, a través de un canal de denuncias. En esa línea propuso incluir en la currícula escolar un programa de sensibilización sobre la legalidad y la lucha contra la corrupción.

Cómo recuperar el equilibrio fiscal del país

La pregunta fue cómo planean, en su eventual gobierno, ejecutar las propuestas de su plan de gobierno y a la vez garantizar que se recupere el equilibrio fiscal.

Keiko Fujimori, candidata por Fuerza Popular, inició la ronda recalcando que su plan Rescate 2021 tiene como garantía y escudo la Constitución de 1993. En esa línea, indicó que defenderá sus principios como la defensa de la propiedad privada, la seguridad jurídica, el rol subsidiario del Estado y se impulsará una política de grandes reformas que incluya la simplificación del sistema tributario.

Añadió, además, que los ahorros fiscales son el resultado de la Constitución del 93 en la que se promueve la economía social de mercado. “Aquí lo importante es señalar que el modelo no es el problema. Lo fundamental en adelante serán las medidas de reactivación económica como la decisión política de sacar adelante las inversiones privadas”, declaró.

Por su lado, George Forsyth, candidato por Victoria Nacional, hizo hincapié en que se debe ser consciente de la delicada posición de las finanzas públicas. Por ello, tiene como propuestas el aumento de la recaudación tributaria, la lucha contra la evasión tributaria y el contrabando, y el aumento de la recaudación del impuesto predial. Destacó el respeto a la independencia del Banco Central de Reserva.

Del mismo modo, recalcó que es necesario proteger la industria nacional en especial sectores como el textil. “Tenemos que recuperar la economía del país garantizando que se dinamicen los sectores con mayor presencia de pequeñas y medianas empresas, cuidando la industria nacional”, agregó.

Verónika Mendoza, candidata por Juntos por el Perú, enfatizó que es necesario el uso de los ahorros fiscales, con responsabilidad, para salvar vidas, reactivar la economía y fortalecer el sistema de salud, siguiendo el ejemplo de países como Estados Unidos, Chile y Colombia. “La prioridad es la gente y esa inyección de liquidez en la economía va a contribuir a la reactivación progresiva”, señaló.

Verónika Mendoza

La candidata destacó, además, propuestas como el impulso de una reforma tributaria que primero, revise las exoneraciones a grandes empresas; segundo, combata la evasión tributaria; y, tercero, incluya impuestos a las grandes fortunas.

Como cierre de esta sesión, el candidato por Partido Morado, Julio Guzmán, propuso que, del lado de los ingresos, se necesita una reforma tributaria, racionalizar las exoneraciones y fortalecer la SUNAT para que tenga autonomía. Por el lado del gasto, adelantó que es necesario reestructurar el presupuesto y gastar bien cada centavo.

En esa línea, añadió que es necesario basar las acciones económicas en conocimiento y no en experimentos. “El Partido Morado viene cinco años preparándose. No podemos enfrentar esta situación de forma improvisada”, finalizó. Destacó además que deben evitarse medidas populistas, que atentan contra la estabilidad fiscal.

Cómo generar empleo y reactivar la economía del país

A propósito de esta temática, respondieron a la siguiente pregunta: ¿Qué acciones específicas tomarán para promover la generación de empleo en sus primeros 100 días de gobierno?

En su intervención, Keiko Fujimori recalcó que los peruanos no quieren medidas asistencialistas, como bonos, sino mayores oportunidades de trabajo. Por ello, anunció que su principal propuesta para generar empleo es promover masivamente las micro y pequeñas obras de infraestructura en las zonas de menores ingresos del país. Con esta medida, las personas sin un empleo fijo podrán unirse a las labores de construcción de tres mil colegios, cinco mil reservorios y canales de irrigación y cientos de postas médicas que proyecta su plan en infraestructura. Con este proyecto, busca crear dos millones de nuevos puestos de trabajo directos.

De igual manera, Fujimori hizo énfasis en la necesidad de apoyar el proceso de formalización de los empresarios peruanos. Así, anunció que, en una primera etapa, su gobierno formalizará a un millón de micro, pequeñas y medianas empresas, que a su vez generarán empleo para millones de peruanos. A esto se sumará un plan para destrabar los proyectos de inversión en todas las regiones del país.

Para George Forsyth, el Estado debe ser el garante de la reactivación del empleo, generando la confianza del sector privado y atrayendo nuevas inversiones del interior y el exterior.  “Ha llegado el momento de romper con el círculo vicioso de las políticas de escritorio que van en contra de los bolsillos de los emprendedores”, anunció el candidato de Victoria Nacional.

Para lograrlo, su eventual gobierno se enfocará en dos objetivos: la reactivación de la inversión pública y privada en infraestructura y en la producción de bienes y servicios, a través del fortalecimiento y la ayuda económica a las Pymes. El objetivo de estas políticas será la creación de dos millones de puestos de trabajo en dos años. Para ello, su gobierno obligará al Estado a comprar localmente, en programas como Perú sin hambre, que priorizará la producción de agricultores y pescadores locales. Otras de sus iniciativas serán un mecanismo de educación por impuestos, para empresas que lleven a cabo capacitaciones, beneficios tributarios para Mypes en sus dos primeros años de existencia.

Por su parte, Verónika Mendoza recalcóla importancia de impulsar un crecimiento económico distinto, que no se dé a costa del bienestar de los trabajadores ni la depredación de los recursos naturales del país. Su objetivo es que, para el 2026, el Perú experimente un crecimiento económico sostenible cercano al 5%.

Con esa meta, dio cuatro propuestas concretas para su primer año de gobierno. En primer lugar, se inyectará 15 mil millones de soles en la economía nacional a través de bonos para las familias más necesitadas, lo que a su vez ayudará a reactivar la economía a través del comercio y el movimiento de las economías locales. Además, creará un programa de crédito barato -que implicará una inversión de 30 mil millones de soles- para las empresas micro y pequeñas, con tasas de interés del 1% al 2%. Además, prepara un plan de 200 mil empleos en pequeñas obras de mantenimiento y limpieza. Asimismo, propuso aumentar la inversión pública en dos puntos porcentuales del PBI, lo que implicará pasar de 32 mil millones a 47 mil millones de soles.

Finalmente, Julio Guzmán opinó que para promover el empleo y dinamizar la economía, el Estado debe apoyar de manera firme a la inversión de todo tipo: pequeña, mediana y grande. Además, afirmó que le corresponde al sector público ayudar a que las empresas del país crezcan y diversifiquen sus productos y servicios. Así, planteó la creación de un modelo de apoyo a clusters comerciales. Uno de ellos sería la Autoridad Autónoma de Gamarra, que capacite a los empresarios, les abra el mercado internacional y les dé facilidades para mejorar su producción.

Esto podría replicarse también en, por ejemplo, el sector de producción de calzado en el norte del país. Adicionalmente, Guzmán consideró que el sector económico más importante en los próximos cinco años será la agricultura, que tiene un enorme potencial para entrar a los mercados internacionales. “En los próximos 50 años, Asia va a ser el motor de la economía mundial, pero lo que necesita es darle de comer a su gente. Tenemos las condiciones para integrarnos a Asia y que eso sea un ingreso para los peruanos”, afirmó. Para ello, propuso mejorar la gestión de los recursos hídricos, con grandes proyectos de infraestructura, y modernizar el agro peruano

Propuestas en políticas sociales

Se les invitó a los candidatos a compartir las medidas concretas que proponen en sus planes de gobierno para disminuir los niveles de pobreza y vulnerabilidad en los hogares peruanos, durante los primeros 100 días de su eventual gobierno.

Julio Guzmán, candidato por el Partido Morado, detallo que en su eventual gobierno “se creará un programa de trabajo temporal masivo, así como el programa Mi Colegio Seguro. También crearemos un programa de compras estatales dirigidas solo a los microempresarios”. Asimismo, contó que se otorgará un Bono Agrícola y un Seguro Agrario Universal para que los pequeños productores estén protegidos de los desastres naturales y las plagas.

En esa línea, también propuso la “flexibilización de los requisitos de Reactiva para que los pequeños negocios accedan a capital de trabajo, la creación de un programa de microcréditos para las bodegas del Perú y también tendremos un programa de mejoramiento de los mercados de barrio para que los comerciantes trabajen de forma más ordenada”, agregó.

Por su lado, Keiko Fujimori, candidata por Fuerza Popular, se comprometió a reducir los índices de pobreza a los existentes antes de la pandemia; es decir, de un 30% a un 20%. “Fortaleceremos los programas del vaso de leche, los comedores populares, así como los programas Qali Warma y Juntos con un mayor presupuesto. En el ámbito rural, crearé el Fondo Agro Emprendedor para financiar las asociaciones público privadas”, manifestó.

La candidata añadió que la visión de Fuerza Popular es salvar las vidas y la economía. “Lo que tenemos que atacar es la aglomeración. Tenemos que ver una manera diferente de utilizar esta cuarentena para adaptar los protocolos y abrir la economía. Esto significa ampliar los horarios, utilizando los espacios abiertos para los emprendedores y cambiando los espacios interiores con nuevos aforos”, propuso.

El candidato por Victoria Nacional, George Forsyth, anunció que reducirá la pobreza del 32% al 15% y la pobreza extrema de 10% al 3%. “Promoveré la inversión privada generando un clima de confianza y créditos de capital para pequeñas y medianas empresas. Desarrollaré el programa Agua Perú, mi compromiso es que en el 2026 no haya ninguna familia sin acceso a agua potable”.

Asimismo, indicó que repotenciará los programas sociales existentes, y creará los siguientes: “el programa Sin Hambre Perú, como parte de una política de seguridad alimentaria. Crearemos el programa de empleo temporal Chamba Perú Urbano, acompañado de Chamba Perú Rural que generará 350 mil puestos de trabajo”, indicó.

Finalmente, la candidata de Juntos por el Perú, Verónika Mendoza, propuso la promoción de la agrobiodiversidad, para generar alimentación saludable y trabajo para los agricultores. “Necesitamos un Estado que apoye económicamente a las familias. Por eso nuestro gobierno se compromete a entregar un tercer y cuarto Bono Universal Nacional porque todas las familias han sido golpeadas económicamente. Además, proponemos programas de empleo masivo. Con una inversión inmediata de 2 mil millones de soles podemos generar 200 mil empleos en seguida”, detalló.

Asimismo, continuó exponiendo su postura sobre el rol de las mujeres durante la crisis sanitaria. “Sé que las mujeres han sido las más golpeadas durante la pandemia. Es importante que ese trabajo sea reconocido y acompañado por la sociedad y el Estado. Nos comprometemos a crear un Sistema Nacional de Cuidados que implique registrar y dar presupuesto a las ollas comunes. Vamos a garantizar la implementación de más cunas y guarderías para que las madres puedan salir a trabajar; así como centros de protección del adulto mayor y una intervención integrada para cuidar a la primera infancia”, finalizó.

Cómo combatir la deserción escolar y lograr una educación de calidad

Se preguntó: ¿Qué medidas tomarán para recuperar los aprendizajes y para enfrentar la deserción estudiantil, producto de la pandemia?, y ¿cuáles son las tres medidas concretas que proponen para que el sistema brinde una educación de calidad? Estas fueron sus principales propuestas:

Julio Guzmán adelantó que el primer paso de su eventual gobierno será reconectar al sistema educativo a los 300 mil niños peruanos que, debido a problemas de conectividad, falta de recursos o dispositivos electrónicos, han dejado de atender a las clases virtuales durante la pandemia.  Para solucionarlo, propuso la distribución de tablets y paquetes de internet a la población vulnerable del país. Adicionalmente, creará un programa de promotores educativos que, en centros comunales del país, capaciten a los niños y padres de familia en la educación virtual.

Además, anunció que haría beneficiarios de Beca18 a todos los hijos de funcionarios que hayan fallecido en la primera línea de lucha contra el coronavirus. También promueve un programa de préstamos estudiantiles de bajo interés -1% al 2%- con periodos de gracia largos, luego de concluir los estudios. Finalmente, aseguró que se fortalecerá la Sunedu y que sus autoridades serán elegidas por concurso público; y no por el ministro o el presidente, para que la institución cuente con independencia real.

Por su parte, Keiko Fujimori recalcó la importancia de preparar al sistema educativo nacional para el retorno de las clases presenciales. En ese sentido, planteó tres propuestas concretas; en primer lugar, para cerrar la brecha de infraestructura educativa en el país, Fujimori afirmó que su eventual gobierno construirá tres mil colegios adicionales; lo cual implicaría entregar dos centros educativos diariamente.

Además, propuso la entrega de “canastas tecnológicas” para alumnos y profesores del país, incluyendo una tablet, laptop o smartphone con acceso gratuito a internet. Su tercera propuesta, que coincidió con el Partido Morado, fue la de crear créditos estudiantiles con plazos largos e intereses bajos para facilitar el acceso. Además, la candidata de Fuerza Popular recalcó la importancia de promover la educación superior tecnológica. Esto, de acuerdo a las actividades económicas de cada región del país y fortalecer la educación en valores desde la educación escolar básica.

Para George Forsyth, es necesario que los sectores de Educación y Trabajo creen estrategias conjuntas para el desarrollo de la juventud peruana. Por ello, planteó la creación del Ministerio de Educación y Formación del Empleo. Además, consideró necesario reducir los requisitos para acceder al programa de Beca18, para así lograr que más jóvenes puedan financiar sus estudios superiores.

Su plan educativo incluye también un mayor porcentaje del Producto Bruto Interno (PBI) para la Educación, hasta llegar al 6% al 2026. A esto se suma un fortalecimiento de la lucha contra la anemia infantil y desnutrición crónica; la adquisición de un satélite que provea de internet al país y la reestructuración de la malla curricular acorde a las necesidades de cada región. Finalmente, consideró indispensable priorizar la educación cívica y física en los colegios y capacitar a los docentes haciendo énfasis en las habilidades blandas.

La última intervención estuvo a cargo de Veronika Mendoza, que planteó la educación como un derecho fundamental. Se mostró en contra de la creación de créditos estudiantiles, tal como propusieron el Partido Morado y Fuerza Popular. Su visión se basó en la necesidad de que el Estado garantice una educación laica de calidad que no deje a ningún peruano de lado.

Para lograrlo, propuso que el Estado se comprometa a implementar una red de fibra óptica capaz de llevar internet a todo el país, que se erradique el lucro en la educación y se garantice la alimentación de los estudiantes en situación de vulnerabilidad. Respecto al retorno de las clases presenciales, recalcó la necesidad de cerrar la brecha de infraestructura que existe en la red de colegios del país; pues el 60% de ellos no cuenta con el servicio de agua potable. Finalmente, afirmó que su eventual gobierno dignificará la función del docente, mejorando sus remuneraciones y formalizando su labor; ya que hoy el 40% de ellos no cuenta con estabilidad laboral.

Qué proponen sobre la Salud y el manejo de la pandemia del COVID-19

A la pregunta sobre qué acciones específicas tomarían los candidatos para acelerar el proceso de vacunación y cuáles serían las tres medidas concretas que proponen para brindar un servicio de salud de calidad para todos los peruanos en los primeros 100 días de su eventual gobierno, respondieron:

El candidato por Victoria Nacional, George Forsyth, señaló que “al ritmo actual de 10 mil vacunas diarias, vamos a terminar de vacunar en 9 años”. Por ello, especificó que se aplicará la misma estrategia empleada durante la crisis del Fenómeno de El Niño Costero, activando al COEN. “Vamos a poner a trabajar a las Fuerzas Armadas, Policía Nacional, a los bomberos, Defensa Civil, MINSA, gobiernos regionales y locales”, comentó.

Del mismo modo, explicó que sus tres medidas para brindar un mejor servicio de salud pública son; “1) La construcción de hospitales especializados que hacen falta en regiones, así como postas médicas. Lo lograremos con la creación del Ministerio de Planeamiento y Desarrollo Territorial, el Ministerio de Infraestructura y Transporte y con una nueva Ley de contrataciones. 2) Poner énfasis en la atención preventiva y primaria. Y, 3) Una guerra frontal contra la desnutrición infantil crónica”, agregó.

Por su lado, Keiko Fujimori, candidata por Fuerza Popular, indicó: “mi propuesta es terminar de vacunar a todos los peruanos antes de fin de año, para poder lograrlo tenemos que hacer algo sin precedentes, debemos atrevernos a hacer una gran alianza”. Así, la candidata anunció que, de ser elegida, el 28 de julio pondrá en marcha una gran cruzada a la que llamará ‘Suma de vacunas’. “Voy a tomar las medidas necesarias para que la empresa privada puede ayudarnos a financiar la compra de vacunas; queremos inmunizar a sus trabajadores y familias y a los pobladores de sus zonas de influencia”, enfatizó.

Asimismo, ahondó en la importancia de la participación del sector privado en la vacunación. “Es importante aplicar la vacuna a una velocidad mucho mayor que la que estamos viendo en la actualidad. El Estado debe ser más eficiente y el sector privado nos puede ayudar en este gran objetivo”, señaló.

Julio Guzmán, candidato por el Partido Morado, compartió que, con los ajustes de su Partido, se podría llegar a terminar la vacunación este 2021. Ante ello, propuso “crear un comité de científicos que asesoren permanentemente al presidente e iniciar las negociaciones con las farmacéuticas de otros países desde este momento”. También, resaltó la necesidad de implementar una estrategia comunicacional, debido a que “el 40% de los peruanos no cree aún en la vacuna”, afirmó.

Para ello, el candidato propuso cambiar de un enfoque reactivo a uno preventivo. “Debemos aprovechar los recursos del Estado para prevenir todas estas enfermedades. Lo segundo, es la integración de los sistemas de salud que están totalmente fragmentados. En 5 años, tendremos un camino establecido para la integración en donde todos los peruanos tengamos el mismo servicio de salud, pero pagando de forma diferenciada”, resaltó.

Finalmente, la candidata por Juntos por el Perú, Verónika Mendoza, enfatizó que “es fundamental reivindicar la salud como un derecho. Discrepó con quienes quieren hacer de la vacuna un negocio. La campaña de vacunación debe ser universal y gratuita. Y establecerse en base a criterios epidemiológicos poniendo primero a los más vulnerables y más expuestos”, señaló.

Además, agregó que, “paralelamente, vamos a tener que fortalecer y unificar el sistema salud; al mismo tiempo que descentralizarlo para que todos los peruanos y peruanas puedan acceder a un servicio de salud de calidad. Fortalecer la capacidad reguladora para que ciertos sectores oligopólicos no sigan cometiendo abusos; y, finalmente, incrementar el presupuesto del sector salud progresivamente hasta llega a un 6% del PBI”, finalizó.

¿Qué cambiará en el Perú para el 2026?

Para Verónika Mendoza, la grave situación por la que atraviesa el país -con más de 90 mil compatriotas fallecidos por COVID-19, tres millones de empleos perdidos y una caída de 12% del PBI- se debe no solo a la pandemia; sino a la crisis política provocada por políticos «que no nos representan, presidentes procesados por corrupción y un Congreso capturado por lobbies y mafias». Por ello, recalcó la necesidad de establecer un nuevo pacto social, a través de una nueva Constitución.

Para solucionar la crisis sanitaria, la candidata propuso el fortalecimiento del primer nivel de atención en salud; con hospitales mejor equipados y remuneraciones adecuadas para el personal sanitario de todo nivel. «Tenemos que tomar decisiones valientes», agregó Mendoza. También propone llevar a cabo una segunda reforma agraria, que aproveche la biodiversidad del país y genere miles de empleos. En el ámbito económico, consideró indispensable realizar una nueva reforma tributaria, convocar al diálogo a los empresarios peruanos honestos; terminar con los oligopolios y promover la reactivación económica focalizada en micro y pequeñas empresas, a través de una banca nacional de fomento.

Por su parte, Julio Guzmán consideró que el talento de los peruanos es la fuente de riqueza más rentable para el país. Esto complementado con las nuevas tecnologías. Añadió que la acción política del Partido Morado se basa en el «republicanismo»; una ideología que respalda la característica más importante del nuevo peruano: su actitud emprendedora pro mercado, pero en igualdad de libertades y oportunidades para todos.

El objetivo de su plan es ejecutar cuatro reformas fundamentales. La primera sería la del conocimiento, que requerirá ajustes drásticos en las políticas educativas y de salud infantil. A eso se sumará el lanzamiento de una política pública de impulso a la innovación productiva, la ciencia y la tecnología. La segunda reforma se daría en la gestión del territorio, para aprovechar la biodiversidad, administrar los recursos y declarar en emergencia la infraestructura nacional. La tercera va ligada al acceso a libertades económicas, que establecería reglas de juego claras para garantizar igualdad de condiciones para la iniciativa privada. La última se daría a nivel de las instituciones políticas, para transparentar el financiamiento de los partidos, promover la representatividad y reducir los privilegios y cargas burocráticas.

A su turno, Keiko Fujimori advirtió que la crisis que enfrenta hoy el país no solo se debe a la pandemia del coronavirus; sino también a la amenaza de propuestas políticas -representadas por “la izquierda radical y el populismo”- que plantean regresar a un pasado estatista que nos ha hecho mucho daño. «No solo hablo del ataque y destrucción de la inversión privada, sino sobre todo de los efectos sobre los peruanos más humildes, que son los que van a perder su empleo y ser condenados a la pobreza», afirmó la candidata de Fuerza Popular.

Destacó que lo que no ha permitido que el desarrollo llegue a todos por igual han sido los distintos gobiernos que no supieron profundizar el carácter solidario del modelo económico y la ineficiente administración pública con falta de sensibilidad. Como parte de su plan de Rescate y Reconstrucción Nacional, la candidata resumió sus propuestas en aplicar la “mano dura” para rescatar la economía, la salud y derrotar a la inseguridad. “Estoy aquí después de haber sufrido grandes injusticias, pero también de haber aprendido mucho de mis propios errores”, concluyó.

Finalmente, George Forsyth, opinó que es indispensable que, como sociedad, el Perú lleve a cabo un cambio generacional de la clase política del país, para lograr así un cambio real como nación. «Einstein decía: Es una locura colectiva hacer lo mismo una y otra vez esperando resultados diferentes. Me propongo acabar con la ‘mismocracia’ para lograr resultados diferentes», afirmó el candidato de Victoria Nacional.

Además, Forsyth aseguró que su eventual gobierno tendrá una relación mucho más cercana con la población, «escuchándola desde la calle, sin corbata». Respecto a su falta de experiencia en el sector público y educación formal, afirmó tener «experiencia para trabajar en equipo y tomar decisiones». Finalmente, abogó por sanciones más duras contra la corrupción (a la que equiparó con un delito de lesa humanidad), incorporar a los empresarios informales con su capacidad de adaptación; la creación de un Ministerio de Infraestructura y Transporte que propicie corredores logísticos; la promoción de la educación para el trabajo y la creación de programas de vivienda popular.

El Búho, síguenos también en nuestras redes sociales: 

Búscanos en FacebookTwitterInstagram y YouTube





Fuente: debate Mendoza, Fujimori, Forsyth y Guzmán en CADE

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here