El drama en la frontera de Venezuela y Colombia tras dos semanas de enfrentamientos – WAYRA NOTICIAS

0
78


Los combates en el estado fronterizo de Apure ya cumplen quince días y la información todavía es difusa. Mientras las autoridades venezolanas hablan de enfrentamientos con grupos irregulares colombianos, algunos de los cerca de 5.000 desplazados que huyeron hacia Colombia sostienen que las autoridades le dispararon a civiles y los hicieron pasar por guerrilleros. La violencia continúa entre ambos países.

Publicado: 5 de abril de 2021 | 09:54 a. m

En las últimas dos semanas, las autoridades venezolanas han
sostenido que la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) se está enfrentando
a “grupos irregulares armados colombianos”, en palabras del ministro
de Defensa Vladimir Padrino López, del 27 de marzo. Pero no precisan cuál es la
organización que están combatiendo ni dan más detalles del operativo.

Algunos de los pocos detalles que se han conocido son los
que dio el Ministerio de Defensa. En un comunicado, asegura que la fuerza
pública ha detenido a 31 personas, ha destruido nueve campamentos y ha
desactivado seis artefactos explosivos. También habla de nueve “terroristas
neutralizados”, que haría alusión a los combatientes muertos. Además,
cuatro militares venezolanos habrían perdido la vida.

En las imágenes que ha difundido el ministro venezolano
Padrino López se ve que las autoridades están usando tanques de guerra. El
funcionario asegura que los grupos ilegales que combaten están usando minas
antipersona, “esta vez, con el apoyo logístico del vecino país
(Colombia)”.

Y es que una de las lógicas que prima desde Venezuela es que
Colombia es responsable por no controlar a los grupos ilegales e incluso
afirman que los “narcoterroristas” realmente están en territorio
nacional porque “ejecutan planes imperiales contra Venezuela”, como
lo dijo la vicepresidenta Delcy Rodríguez.

Los únicos indicios que existen desde la oficialidad
venezolana sobre cuál puede ser el grupo que enfrentan las fuerzas militares
son los que se han conocido a través de algunas imágenes compartidas en redes
sociales, como las fotografías que publicó el almirante en jefe Remigio
Ceballos, comandante de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. En ellas se
alcanza a ver algunos uniformes incautados, con los escudos de la antigua
guerrilla colombiana de las FARC.

Desde Colombia, entidades como la Procuraduría precisan que
los enfrentamientos en Apure son contra las disidencias de ese grupo
guerrillero que se separaron del Acuerdo de Paz firmado en 2016. Esto coincide
con el reporte de 2020 que hizo Human Rights Watch sobre la violencia en el
departamento colombiano de Arauca y el estado venezolano de Apure. Según el
organismo internacional, en la zona fronteriza están los grupos ilegales
colombianos de la guerrilla del ELN y el frente décimo de la disidencia de las
FARC. Además, está la guerrilla venezolana de las Fuerzas Patrióticas de
Liberación Nacional que, según HRW, “tiene una estrecha relación con las
autoridades venezolanas en Apure”.

Pero aun así, hay un
manto de dudas sobre las operaciones que están realizando los militares
venezolanos.

“No podía
quedarme porque nos están matando”, el testimonio de venezolanos
desplazados

Un puñado de los cerca de 5.000 desplazados venezolanos que
han llegado a Colombia desde el 21 de marzo, cuando comenzaron los
enfrentamientos, denuncian que las autoridades venezolanas mataron a civiles y
los hicieron pasar por guerrilleros.

Cuando Emir Ramírez ya estaba en Colombia, un conocido le
mostró unas fotografías que lo dejaron helado. En ellas se veían los cuerpos de
su padre Emilio (de 42 años), su madre Luzdary (40), su hermano Uriel (17) y su
tío Yanfran (22), vestidos de verde militar y armados. A diferencia de Emir,
ellos no alcanzaron a salir de Venezuela.

“La primera foto que yo veo es la de mi mamá, con una
pistola al lado tirada en el piso. Con unas botas… ¡Por favor!, unas botas
(dizque) de guerrillera”, le explicó Emir a la agencia AFP. También vio a
su padre con un pantalón verde y unas botas, y a su hermano junto a una
granada. “¡No eran guerrilleros (…) Eran las personas más humildes del
mundo!”, insiste Emir y se pregunta reiteradamente por qué los mataron.

Emir no es el único que cuenta que eso está ocurriendo. José
Castillo, otro venezolano que se desplazó a Colombia, le indicó a la agencia
Reuters que algunos de sus vecinos que se quedaron “fueron asesinados, y
les pusieron uniformes del ejército venezolano y los hicieron parecer
guerrilleros”. “No podía quedarme porque nos están matando”,
afirmó José.

La ONG venezolana Fundaredes ha recogido varios testimonios
similares y por eso su director, Javier Tarazona, sostiene que las fuerzas
armadas venezolanas ejecutaron con tiros de gracia a civiles y los hicieron
pasar por ‘falsos positivos’, como se les llama coloquialmente a las
ejecuciones extrajudiciales que cometieron militares colombianos contra civiles
y que luego ocultaron haciéndolos pasar por guerrilleros. Tarazona le dijo al
medio colombiano La Opinión que eso mismo está sucediendo ahora con las
autoridades venezolanas.

Ninguna entidad internacional lo ha comprobado. La única que
ha denunciado posibles extralimitaciones es Human Rights Watch. El director
ejecutivo para América de la organización, José Miguel Vivanco, advirtió que
HRW ha “recibido denuncias creíbles de abusos por parte de las fuerzas de
seguridad venezolana en contra de la población de Apure que huyó hacia Arauca,
Colombia”. Pero no precisó qué tipo de denuncias.

Por su parte, tanto desplazados como Fundaredes, han
asegurado que los militares venezolanos bombardearon escuelas y casas de
civiles, y que en algunas de ellas entraron para saquearlas.

“Hay mucho gobierno venezolano y le tenemos miedo,
porque a veces maltrata demasiado fuerte al civil, entonces nosotros no vamos a
pagar por las demás personas. Las fuerzas aéreas están bombardeando las
veredas”, denunció Gladys Rojas, de 49 años.

Venezuela se defiende
diciendo que son los grupos ilegales los que usan a los civiles de escudo

El Gobierno del presidente Nicolás Maduro no ha respondido
puntualmente a esta clase de señalamientos, pero todos los pronunciamientos
oficiales y de altos funcionarios en sus redes sociales personales apuntan a
que todo es una estrategia de los ilegales que combaten.

“Al verse derrotados, estos grupos armados han
utilizado a la población como escudo humano para huir a Colombia, donde no son
perseguidos, pues cuentan con la tolerancia y protección de las autoridades de
ese país”, señaló un comunicado compartido por Jorge Arreaza, el ministro
de Relaciones Exteriores.

Freddy Ñáñez, viceministro de Comunicación, Cultura y
Turismo, siguió la misma línea al decir que las organizaciones están utilizando
a los ciudadanos “de escudo”, pero fue más allá y compartió mensajes
que decían todo se trataba de una “operación psicológica y mediática”.
Esto en referencia a los mensajes que han circulado en WhatsApp divulgando que
algunos civiles le pedirán al Ejército venezolano que no los maten.

El discurso oficial se ha concentrado en los venezolanos que
están regresando a su país de origen. El Ministerio de Defensa incluso precisó
en un comunicado que eso ocurre mientras “se observa cómo los operadores
de la canalla mediática despliegan sus sucias manipulaciones para atizar la
violencia en el Alto Apure”” Porque lo que varios desplazados denuncian
como ‘falsos positivos’, para algunos funcionarios venezolanos es una artimaña
más del imperio.

Una crisis
humanitaria que deja cerca de 5.000 desplazados

Aunque todavía no se sabe a ciencia cierta qué está
ocurriendo en Apure ni contra quiénes son los combates ni qué los motivaron,
las consecuencias humanitarias han sido desastrosas. Organizaciones como la
Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA)
y el Consejo Noruego para Refugiados calculan que más de 4.700 venezolanos
cruzaron el río Arauca, que marca la frontera binacional.

La mayoría de los desplazados llegaron a 19 albergues
temporales que se instalaron en el municipio colombiano de Arauquita, pero allí
los alimentos son escasos y no cuentan con los elementos de higiene necesarios.
La situación se agrava más al tener en cuenta que cuatro de cada diez
desplazados son menores de edad, según el Consejo Noruego para Refugiados.

Lo que viven los venezolanos no es mejor del otro lado de la
frontera. En efecto, muchos ya volvieron a su país de origen y OCHA precisa que
esto ha ocurrido desde el 27 de marzo. Pero no todos regresaron con la
intención de quedarse. El mismo organismo informó que algunos volvieron a Apure
para recoger lo que habían dejado en sus casas en el momento en el que huyeron,
y a unos cuantos los mataron al regresar. “Fuentes locales afirman que
cuatro personas que regresaron a La Victoria a salvaguardar sus bienes y
enseres habrían sido asesinadas”, advirtió el organismo internacional.

Después de dos semanas de combates, la violencia no cesa en
territorio venezolano al punto que muchos organismos humanitarios tuvieron que
parar sus actividades en la zona, como lo dijo OCHA en su reporte del 31 de
marzo. Dominika Arseniuk, directora del Consejo Noruego para los Refugiados
(NRC) en Colombia, también señaló que la violencia en el estado de Apure
continúa.

“Las personas con las que hemos hablado están
aterrorizadas y temen por sus vidas”, precisó Arseniuk en un comunicado de
la organización. Y mientras muchos venezolanos continúan con estos temores, la
crisis humanitaria sigue sin saber con certeza qué está ocurriendo en los
combates.

Con Reuters, AFP, AP y medios locales

Vía: France24





Fuente: El drama en la frontera de Venezuela y Colombia tras dos semanas de enfrentamientos – WAYRA NOTICIAS

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here