La democracia, viene del pueblo y va hacia él. Por Octavio Huachani

0
88


Es innegable que el nivel de la política en nuestro país, es el subsuelo. Que en los últimos años se ha degradado al punto de que la gran mayoría de los peruanos duda de los políticos. Sobre todo, si están en campaña.

En el actual proceso electoral, por ejemplo, nadie se ha pronunciado sobre sus programas de gobierno. Todas las propuestas han sido para salir del paso. Lanzadas de acuerdo a la coyuntura o a la necesidad o reclamo de algún sector de la sociedad o de un grupo de profesionales. Cada uno de los candidatos ha mostrado una ansiedad populista que creíamos superada.

Bien decía Nikita Kruschev: “Los políticos son siempre más de lo mismo: Prometen construir un puente, aunque no haya río”.

Sin duda que gran parte del problema de un candidato radica en sus promesas endulzadas para ganar votos, aunque estas se repitan cada cinco años. Tampoco les interesa que éstas rebasen los límites de la veracidad y de la probabilidad para su cumplimiento futuro.

Los políticos se han ganado a pulso el rechazo debido propiciar leyes que favorecieron económicamente a grandes corporaciones comerciales o a blindar a expresidentes, ministros, jueces, fiscales o contralor presos, procesados o acusados e actos de corrupción y de enriquecimiento personal solo por ser afines a sus intereses o de los líderes de sus partidos.

Y lo hacen con descaro y sin disimulo porque nadie los fiscaliza, ni rinden cuenta a nadie.

“Esto sucede porque luego de las elecciones, la población queda excluida de la vida política activa y no participa en ningunas de las decisiones del Ejecutivo y/o el legislativo. Una vez que ingresan o al palacio de Gobierno o al Congreso, se olvidan de todos y de todas sus promesas y, nunca más vuelven a subir cerros o visitar mercados de barrios modestos o comedores populares. Se desconectan de todo y sus promesas quedan en el olvido”.

Está hablando Carla Fierro, joven madre, emprendedora e impulsora de Comités de Olla Común y Comedores Populares de Villa María del Triunfo, distrito donde reside.    

Pero Carla Fierro, que postula al congreso en la lista del partido  Somos Perú con el No. 16, dice más:

“Los congresistas tienen que cumplir con sus compromisos. No hacerlo implica una burla y el pueblo ya soporta más engaños”. Al respecto citó el reglamento del Congreso que señala que los parlamentarios, a través de su semana de representación (con viáticos aparte), son los voceros de los ciudadanos en el Parlamento, se comunican con sus electores, los informan y canalizan sus demandas y eso nunca sucede porque no hay comunicación directa.

“Lo que sucede es que una vez que ingresan al Palacio Legislativo Se aburguesan y prefieren no salir de esa su zona de confort. Mi caso es diferente porque mi quehacer diario ha transcurrido en los arenales, en los cerros, apoyando a las madres gestoras de las ollas comunes y de los comedores populares, exigiendo la presencia del Estado en el primer caso y un incremento en el presupuesto de los Club de Madres. En el último año, debió a la pandemia la pobreza ha aumentado y, el hambre y la desnutrición, también matan”, enfatizó.

“La solución está, además de la alimentación, agua, desagüe y luz eléctrica en las zonas marginales, poner un mayor énfasis en la educación de los niños si deseamos un futuro mejor. Una sociedad poco avisada, inculta es propicia al engaño. Y el engaño en nuestro país, tiene vieja data. Y todo sigue igual. No hay discursos ni actitudes nuevas ni en la izquierda ni en la derecha y esto, definitivamente, tiene que cambiar”, enfatiza.

La participación ciudadana es importante en la elaboración de leyes. Y para eso hay que conocer in situ la realidad de que viven millones de peruanos. Tener contacto directo con los cientos de miles de emprendedores -productos del desempleo-, que no han accedido a préstamos, tipo Reactiva Perú, que podrían dividirse en 40% de capital y 60% en mercaderías de acuerdo a su rubro. Para ello vamos a propiciar la creación de un banco de fomento de Emprendedores, entre otras cosas.

“Un congresista debe conocer la realidad y las necesidades de los peruanos involucrándose en sus vivencias, participando con ellos y no legislar en bases a teorías.

Como decía Winston Churchill: “El político debe ser capaz de predecir lo que va a pasar mañana, el mes próximo y el año que viene; y de explicar después por qué fue que no ocurrió lo que él predijo”-

Finalmente, Carla Fierro, candidata al congreso con el número 16 del partido Somos Perú, señaló que no es necesario tener experiencia en gestión pública para ejercer la labor parlamentaria.  debido a que ha quedado demostrado que legisladores con varias reelecciones en su haber, han terminado por defraudar al pueblo.

“Creemos que la política debería ser dinámica y humana y eso solo será posible con la participación de los jóvenes y gente de pueblo que harán posible el desarrollo y la transformación de nuestra sociedad, sobre todo, en los contextos en los que vivimos en donde las lógicas económicas han trastocado las relaciones interpersonales y han contribuido sustancialmente a agudizar las desigualdades y la exclusión social. Pero esto se acabó”, finalizó.

Por Octavio Huachani



Fuente: La democracia, viene del pueblo y va hacia él. Por Octavio Huachani

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here