Arón Hernández perdió 14 kilos para interpretar a Jorge Gonzáles

0
224


A pesar de no considerarse fan de Los Prisioneros, Arón revela que puso todo su esfuerzo y cariño al momento de interpretar a Jorge Gonzáles y tras escuchar sus canciones durante todo el día y varios días, ha terminado por admirar la música que hicieron Los Prisioneros en la época de los 80’s.

Aron Hernández se puso en la piel de Jorge Gonzáles. (Foto: Instagram)

Arón Hernández es uno de los protagonistas de la esperada serie ‘Únanse al baile’, que contará sobre la vida y música de la recordada banda chilena ‘Los Prisioneros’. 

El actor de origen chileno que se puso en la piel de Jorge Gonzáles ha sido capaz de perder 14 kilos para lograr la apariencia del reconocido artista. Además, aprendió a tocar al menos 3 instrumentos musicales como guitarra, bajo y teclado.

El joven intérprete de 25 años brindó una entrevista a TVOLima, en la que nos cuenta los detalles de su experiencia al interpretar a uno de los íconos del rock en español y lo que ha logrado aprender durante las grabaciones de una de las series más esperadas por millones de fanáticos en Latinoamérica.

‘Únanse al baile’ se verá desde este 15 de enero por la señal de Movistar Play.

¿Cuáles fueron los cambios físicos a los que te enfrentaste para interpretar a Jorge Gonzales?

El primer cambio físico fuerte fue bajar de peso, bajé aproximadamente 12 kilos, incluso llegué a perder 14, pero después tuve que recuperar 2 como para tener fuerza, porque estaba muy débil.  Ese fue el primer desafío del cambio físico.

Luego el cambio físico ya tiene que ver más con la gestualidad, la postura del cuerpo, la columna y todo eso. Recordemos que los cuerpos que vamos a ver, existen, no los inventamos nosotros, entonces revivir esos cuerpos con la energía que tenían en el escenario, en los videoclips, la gente los conoce y va a lograr reconocerlos en la ficción ahora.

¿Cómo fue el proceso del casting para el papel de Jorge Gonzáles?

Tuve la suerte de que a mi escuela de teatro llegara el equipo de Roberto Matus, que es el director de casting de la serie. Llegó con su equipo a sacarle fotos a los estudiantes y yo quedé en el catálogo de ellos. Me llamaron para hacer el casting porque se dieron cuenta que podía parecerme un poco (a Jorge Gonzáles), pero claro, en la edad de Jorge joven no me parecía porque tenía 12 kilos arriba y me veía mucho mayor, además no tenía el look de Jorge.

¿Eres consciente del peso que tienes sobre tus hombros al interpretar a un personaje con tanta fuerza como Jorge Gonzáles? ¿Estás preparado para las crítcas?

Por supuesto que sí. Creo que el peso sobre los hombros lo tuve durante el rodaje, fue ahí donde sentí todo el peso de hacerme cargo del proceso y saber que hay todo un equipo que depende de mi y que yo dependo de ellos. Entonces todo ese peso en el hombro lo tuve durante todo el rodaje y fue lo que también me permitió trabajar el doble, el triple y esforzarme más de lo que me habría esforzado si hubiese estado confiado o relajado.

El no saber tocar los instrumentos, el estar con sobrepeso, todos los desafíos que implicó podrían haberme tirado para abajo por así decirlo, pero me ayudaron un poco a decir “ya de aquí para arriba y trabajar más y estudiar más y aprender más”.  Si una canción no me salía la practicaba de noche también, me pasaba las semanas trabajando en las cosas que más me costaban, entonces ese peso en el hombro fue desapareciendo con el trabajo.

También sé perfectamente que la serie es una ficción y que no es un documental. Ahora puedo hablar con más soltura de la serie porque ya está grabada, cuando estaba rodando me costaba mucho tener perspectivas de las cosas porque estaba con la cabeza muy ‘Gonzáles’ todavía. Ahora ya puedo mirar con altura desde afuera y analizar el proceso, y reflexionar cómo se hicieron las cosas y cómo se hicieron bien. Creo yo, entonces estoy relajado con la recepción que pueda tener la gente.

Me comentas que no sabías tocar instrumentos. ¿Aprendiste en el camino y a qué nivel?

Ni Bernabé (Madrigal) , ni yo, ni Andrew (Bargsted) sabíamos tocar ningún instrumento, no sabíamos tocar nada, era nuestro mayor miedo al comienzo. En algún momento tuvimos una primera reunión con los músicos que nos iban a enseñar para hacernos como una evaluación o una prueba diagnóstico del nivel con la cual llegamos, pero fuimos, saludamos y nos retiramos porque no sabíamos tocar nada.

Aprendí a tocar bajo, guitarra y teclado, en distintos niveles cada uno, el bajo eléctrico lo pude dominar más porque Jorge tocaba más, en el escenario, su bajo era su compañero.  El teclado también lo aprendí a tocar pero las canciones particulares por ejemplo ‘mueva la industria’, y aprendí a tocar guitarra con la canción ‘El baile de los que sobran’, siempre fue enfocado en las canciones de ‘Los Prisioneros’.

¿Tenían profesores particulares para este aprendizaje?

Sí, aunque a pandemia nos hizo encerrarnos a todos y el proceso de aprender fue en solitario en el sentido físico, porque no nos podíamos ver, no podíamos conocernos y generar esa química que se necesita para esta banda, así aprendimos a tocar instrumentos súper solos en nuestras casas, cada uno con su propio profesor y dialogando con el maestro una vez a la semana.  Pero ya cuando se pudo, tocamos por primera vez los 3 juntos y nos dimos cuenta que cada uno por separado hizo bien su trabajo, estuvo constante y eso también fue super bonito, saber que no estás solo en este desafío.

Eres súper joven. ¿Cuánto conocías de Los Prisioneros?

Nunca fui fanático de Los Prisioneros, pero sí conocía la banda. Los Prisioneros es un fenómeno muy particular que llama a la atención de las masas, reúne gente, logran unificar a distintas personas de distintos grupos sociales, etnias etc. Entonces logra hacer que uno se identifique con eso.  No era que yo escuchaba a Los Prisioneros estando solo en mi pieza (casa), pero si los escuchaba en situaciones sociales, donde habíamos diferentes personas y todos teníamos en común que nos sabíamos todas las canciones. Crecí obviamente con la información que existía una banda icónica que se llamaban Los Prisioneros, que se separó y yo nunca supe por qué se separó, para mí era como ¿por qué se separó si eran tan buenos?, ahora ya lo entiendo un poco más.

Ya después de hacer la serie y estudiar la historia de ellos y escuchar las canciones todos los días, todo el día y cantarla y gritar sus canciones, ya logro conectar y generar ese vínculo de sentirme más identificado con sus letras de todos los discos.

¿Has tenido la oportunidad de conocer a Jorge?

No he tenido la oportunidad de conocerlo, era complicado hacer ese vínculo porque como bien se conoce, era una banda que se separó y que tiene como muchas cosas entre medio, que yo no sabría como tomar postura frente a las situaciones o al contexto del cual ellos vivieron.  Entonces, hablar con uno es hablar con los tres y de ahí como hacerse cargo de eso.  La producción toma como una decisión bien sabia en ese sentido de agarrar testimonios, entrevistas, gente que los conoció, pero no directamente con ellos, solo para el tema de derechos de canciones, imagen y todo eso. Para la parte de la creación tuvimos harta libertad.

¿Qué sabes sobre la opinión de Jorge Gonzáles respecto a la serie?

Yo se que él cedió los derechos de sus canciones, pero no conozco su opinión personal acerca de qué le parece porque no tengo claridad de si él ha leído o no el guion, por ejemplo o ese tipo de cosas. Y tampoco sé si ha visto el primer capítulo como yo.

De hecho, ha compartido una historia mía de otra entrevista que tuve y ahí me la compartió, entonces él está al tanto y sabe que yo existo, y eso es una buena señal. Jorge siempre ha sido ese tipo de personas como de dar señales y como que con ese gesto, ya te está diciendo algo, y ese es un visto bueno para mí.

Los prisioneros visitaron muchas veces al Perú y protagonizaron algunas polémicas también.  ¿En la serie se cuenta algo de sus visitas o conciertos en Perú?

Por supuesto que sí. La serie enfoca también los momentos en los que Los Prisioneros no pudieron tocar más en Chile porque los censuran, entonces van a Perú, a Colombia, hacen como toda esa gira y eso se muestra en la serie que es una de las grandes etapas de ellos porque les permiten también crecer como banda.  Aparecen estas situaciones medio conflictivas también, y se ve de cómo afectan las relaciones personales sobre el escenario y como es la recepción del público a esta nueva banda.

Si mal no recuerdo, en algún momento se iba a grabar en Perú o Colombia, pero por la pandemia no se pudo. La idea era revivir y pasar por la experiencia de hacer esa gira, y no se logró. Me consta que se hicieron cargo de la ambientación para grabar esa parte de las giras a Perú y Colombia.

¿Cómo ha sido la experiencia de trabajar bajo la dirección de Salvador del Solar?

Siempre sonrío cuando hablo de Salvador porque hicimos un buen equipo.  Salvador ha sido como un buen profesor de actuación en todo el proceso.  Llegamos a un punto donde ya no era necesaria tanta palabra, tanta indicación, sino que bastaba con mirarse y yo llegaba entender lo que ellos querían que yo llegara, o bastaba con que Salvador me sobara la espalda y yo entendiese con la energía con la que iba a entrar a la escena.

Salvador del Solar tiene una inteligencia actoral muy lucida, y él como actor sabe qué cosas decirte y qué indicaciones darte para que tú entiendas los procesos de la escena.  Para mi fue como una segunda escuela, fue como volver a estudiar.

¿Qué le dirías al grupo Los Prisioneros respecto a la serie?

Les diría que la vean, que la disfruten, que sean críticos también porque en el fondo van a ser ellos los que van a estar siendo representados y que esta serie fue hecha con mucho respeto, con mucho cariño también, defendiendo a cada personaje desde su propia vereda, desde su propia verdad, desde sus propias convicciones.

Siempre supimos como equipo que hay seres humanos detrás y que no son personajes maqueta.  Cada personaje tiene una potencia que lo hace real.

Les diría que la vean y si les gusta sería maravilloso conocerse en alguna instancia, incluso hasta tocar una canción juntos, no sé.

¿Los 3 protagonistas no se conocían, ha quedado una amistad luego de hacer la serie?

Uno de los primeros procesos para poder hacer la serie era simplemente juntarnos y conocernos porque en el fondo era generar química, donde nos sintiésemos cada uno en confianza, contarse cosas, tocar juntos, reírse, equivocarse, entender las personalidades del otro.  Los 3 tenemos personalidades fuertes, entonces eso fue súper interesante también porque Los Prisioneros también tenían personalidades fuertes.  No nos conocíamos, pero ahora quedó una amistad, tenemos nuestro grupo de WhatsApp, nos juntamos, conversamos, se generó un vínculo que sirve mucho en este ámbito.

Sigue leyendo: Rachel Bradshaw y Lacey Hester aseguran que conoceremos más a su familia en el regreso de la serie The Bradshaw Bunch

Te puede interesar: Diosdado Gaitán Castro: “Hay artistas que hacen fusión de música andina de manera muy irresponsable”



Source link