-6 metidas de pata que le costaron el puesto a Guido Bellido, el que la embarraba seguido

0
288


Finalmente se fue Guido Bellido, el que la embarraba seguido. Duró como premier dos meses y una semana. Según su documento de renuncia, presentado por Correo, el presidente Castillo le pidió que se fuera. Sus torpezas terminaron costándole el puesto. Aquí un recuento de los grandes «logros» de su gestión que solo generaron inestabilidad.

Aún no se sabe quiénes son los otros ministros que también será eliminados en el Juego del Calamar. Intervención: Útero.Pe

6. Su primer choque con Castillo por Maraví

La primera mecha interna de Castillo con Bellido fue por el ministro de Trabajo, Iber Maraví (cuyo futuro en el gabinete es incierto). Luego de que se conocieran las acusaciones que vinculaban a Maraví con Sendero Luminoso y el Movadef, Bellido intentó zafarse de él y le pidió públicamente su renuncia.

Pero Maraví era hombre de confianza de Castillo, por eso el pedido lo molestó. De acuerdo con Hildebrandt en sus trece, «Castillo montó en cólera al enterarse de lo que había manifestado Bellido y lo convocó inmediatamente a Palacio». “¿Cómo es eso de que el ministro ha renunciado?, ¿por qué nadie me ha dicho nada?, ¿quién soy yo?”, le reclamó, según la revista.

Imagen: Twitter

Imagen: Twitter

Maraví nunca renunció y Bellido tuvo que retractarse al punto de que luego lo defendería hasta desatar otra crisis.

5. Le dice (por Twitter) a su canciller que se puede ir

Otro de los ministros a los que pechó públicamente fue al canciller, Óscar Maúrtua. Luego de que el vicecanciller, Luis Chávez, dijera que el Perú no reconocía autoridades legítimas en Venezuela, Bellido (acostumbrado a resolver sus diferencias de gabinete por Twitter) le dijo lo mismo que tu viejita a tu papá cuando no da la quincena: que podía largarse.

«No es la postura del gobierno. (…) Nuestro presidente tuvo una reunión con el presidente Maduro para solucionar crisis migratoria. Si al canciller o a su adjunto no le gustan, tienen las puertas abiertas».

Resolvía sus diferencias por Twitter.

Resolvía sus diferencias ministeriales por Twitter.

Maúrtua, según H13, fue nombrado en ese cargo por Castillo sin consulta previa a Bellido. Por eso, cerronistas como Guillermo Bermejo no lo pasaban. Además, el canciller sería uno de los que convenció al presidente de hacer los cambios ministeriales (como el de Bellido) de una vez. 

4. La amenaza de nacionalización

Cuando Castillo empezaba a calmar las aguas por el temor ante posibles expropiaciones, Bellido se lanzó con un tuit amenazante en el que pedía renegociar el contrato de Camisea. Si no se hacía, se procedería a su nacionalización.

El premier de Cerrón. Imagen: Captura de Twitter

El premier de Cerrón. Imagen: Captura de Twitter

Castillo tuvo que volver a corregir su «exabrupto» y —aunque coincidía con la intención de renegociar Camisea— precisó que había que recuperar los recursos del Estado, pero «no con temas altisonantes». «No podemos hacer gestos acelerados o bruscos. Tenemos que conversar con las empresas. Tenemos que agotar los diálogos», aclaró.

3. La agudización de la crisis con la cuestión de confianza

Bellido ya no quería la renuncia de Maraví, sino que ahora lo defendía al punto de intentar presentar cuestión de confianza por él si es que el Congreso lo censuraba. «De ser necesario vamos a pedir cuestión de confianza», dijo en una conferencia al lado de Dina Boluarte, quien asadaza negaba con la cabeza.

via GIPHY

Y a pesar de haber dicho que esto se había acordado en el consejo de ministros, Boluarte lo desmintió. Castillo también tuvo que decirle a Malcricarmen Alva que no presentarían dicha medida que era percibida como una antesala a un posible cierre del Congreso.

2. La Mototaxi cerronista

Imagen: Epicentro

Imagen: Epicentro

Los chats revelados por Epicentro Tv también mostraron que Bellido coordinaba con la bancada cerronista y con el propio Cerrón algunos ataques y críticas contra los ministros y congresistas de su partido que no se alineaban con sus planes. Se las tenían jurada a sus ministros Dina Boluarte, Óscar Maúrtua y Pedro Francke, así como a congresistas de Perú Libre como Betsy Chávez.

Imagen: Epicentro

Imagen: Epicentro

1. Su último sabotaje

Al final, Bellido murió con la insistencia de su cuestión de confianza por Maraví. Luego de que el ministro de Justicia, Aníbal Torres (uno de los ministros que es visto por los cerronistas como uno de los autores del alejamiento de Castillo con Cerrón), dijera que la medida ya estaba muerta, Guido Puka respondió que eso solo era una opinión de Torres y que «nada está descartado»: «La cuestión de confianza la hace el presidente del Consejo de Ministros».

Su última bellidada.

Su última bellidada. A esa hora, Castillo ya le había dado los santos óleos.

Horas después, Bellido fue obligado a dejar el premierato. Antes, hizo su última pataleta: cuando ya había presentado su renuncia, utilizó la cuenta de la PCM para informar que daría una conferencia a las 5 de la tarde, hora en la que ya no sería más primer ministro. Una pena, se quedará sin los talleres de género.

PD: Minutos antes de que Castillo confirme la salida de Bellido vía mensaje a la Nación, Guido Puka salió raudo de Palacio en un vehículo que se fue contra el tráfico para evitar las preguntas de la prensa. Sin pena ni gloria.

(function(d, s, id) {
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) return;
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.src = «//connect.facebook.net/es_CO/sdk.js#xfbml=1&version=v2.7&appId=287384147945507»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));



Source link