-BRUTAL: todo lo que está mal en la sentencia contra el periodista que se atrevió a escribir sobre César Acuña

0
410


Esta mañana el Poder Judicial sentenció a dos años de pena privativa contra la libertad (suspendida) al periodista Christopher Acosta y al editor Jerónimo Pimentel por el libro Plata como cancha. También les exige una reparación civil de 400 mil soles por «agraviar el honor de  César Acuña Peralta».

Lord Aquña y Enrique Ghersi escuchando la sentencia.
Imagen: Una mala persona

El juez encargado del caso se llama Raúl Jesús Vega del 30 Juzgado Penal Liquidador de la Corte Superior de Justicia de Lima y su sentencia contra el ejercicio de la libertad de prensa ha sido apelada y  tendrá que discutirse en una segunda instancia del Poder Judicial.

Por supuesto,  para todas las personas sensatas del país, la sentencia es abusiva y afecta directamente la libertad de expresión, de información y, por consiguiente, la democracia.

Estas fueron algunas reacciones

Pero, ¿qué cosas están mal en la sentencia contra el periodismo?

Acuña acusó 55 frases como difamatorias, aunque el juez no le ha dado la razón en todas. Sin embargo, las que fueron admitidas son bastante problemáticas pero vamos a detenernos en solo algunos ejemplos que pueden ayudarnos a señalar qué cosas están mal en esta sentencia.

Sobre la denuncia publica de violencia

En el 2014, la excongresista y exesposa de Acuña, Rosa Núñez, acusó públicamente al líder de Alianza para el Progreso de violencia, en medio de un litigio patrimonial tras su divorcio. Lo hizo en el dominical de canal 5, Panorama y también en Perú 21.

Aqui pueden ver el video:

Y aquí la entrevista en Perú 21:

Lo que hace el periodista Christopher Acosta es recoger las frases dichas por Rosa Núñez en esas notas y colocarlas en su libro con la cita específica. Hace lo que todo periodista o académico hace:

Abusivos son con mi pata Servando. Imagen: Gestión

Abusivos son con mi pata Servando.
Imagen: Gestión

El juez Raúl Jesús Vega considera que Acosta comete difamación. ¿Por qué? Porque no puede demostrar los hechos de los cuales se le acusa a Acuña en esas frases y no ha citado una «fuente confiable».

Según lo que nos explicó la constitucionalista y exministra de Justicia, Ana Neyra, el juez coloca una prueba estándar casi imposible de alcanzar. Es decir:

¿Quién o qué es «fuente confiable» según el juez Raúl Jesús Vega?

¿Por qué un periodista debe ser testigo presencial de un hecho del que escribirá? Y si no lo es, ¿Por qué el periodista es culpable de algo que dijeron otros?

Aquí el periodista Ricardo León resume bien el problema de esta sentencia usando como ejemplo al propio César Acuña:

Y el problema se hace mayor:

  • Imagínense ahora lo que pasaría con los reportajes sobre denuncias de violencia de género que incluyen la reserva de las fuentes que acusan a un personaje o personajes.
  • Ahora imagínense qué sucederá con los cientos de reportajes que incluirán testimonios de colaboradores eficaces que acusaron a alguien de corrupción.

Si la sentencia contra el periodista Christopher Acosta se confirma, será imposible escribir e informar. Lo que manda el juez Raúl Jesús Vega es que solo nos ciñamos a las fuentes oficiales ya sentencias condenatorias. Y lo que hace el periodismo es precisamente eso: cuestionar las fuentes oficiales. Y no lo decimos nosotros, sino el presidente de Transparencia, Iván Lanegra:

Además, hay un precedente internacional

Hay algo llamado el «Reporte fiel» que es un estándar internacional que figura en la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh).

¿Qué dice el «Reporte fiel»?

  • Que “La reproducción fiel de información no da lugar a responsabilidad, aun en los casos en que la información reproducida no sea correcta y pueda dañar el honor de alguna persona”.  (Este es un aporte de la exministra Ana Neyra en su cuenta de Twitter).

Sin embargo, este precedente no ha sido tomado en consideración por el juez Raúl Jesús Vega en la sentencia contra Christopher Acosta y Jerónimo Pimentel, director de la editorial Penguin Random House. Y sobre esto último hay otra cosa muy mala también en lo dictado por el juez.

Responsabilizar a una editorial

La exministra Ana Neyra también nos explicó por qué responsabilizar a la editorial Penguin en un proceso por difamación marca un precedente negativo. Esto es lo que dijo el juez:

Sentenciar también a Jerónimo Pimentel, director de la editorial que publica Plata como cancha indica que todas las editoriales deberán hacerse responsables junto con sus autores de los problemas que se deriven de una publicación. Esto también limita los alcances del negocio editorial. La editora te presta la plataforma y en el contrato se estipula que el autor es responsable de lo que publica. Implicar a una editorial es como denunciar a Twitter por un tuit falso de López Aliaga. Por tanto, también marca un precedente preocupante.

La sentencia, si bien ha sido apelada, ya ha sido leída y pública. El daño está hecho y solo queda estar vigilantes de lo que pueda hacer el Poder Judicial como institución y sus magistrados sobre los que recaiga la apelación de algo que, de permanecer, afectará la manera cómo concebimos no solo la prensa, sino la democracia y el país entero. Esta nota ni siquiera podría escribirse si se confirma todo lo que el juez Raúl Jesús Vega dictaminó esta mañana.

(function(d, s, id) {
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) return;
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.src = «//connect.facebook.net/es_CO/sdk.js#xfbml=1&version=v2.7&appId=287384147945507»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));



Source link