Connect with us

Especiales

¡Mundial 2030, allá vamos! – Peruinforma

Webmaster

Published

on

[ad_1]

 Por: Nestor Díaz. 

 El debut de Fossati con nuestra selección, debería ser el inicio de una era que posea el rumbo de unas clasificatorias hacia el mundial 2030, más no al próximo 2026. Y es que,  debemos ser realistas: jugadores competitivos no contamos, canchas para entrenar ni en los clubes de primera división traslucen, la Copa Perú es «tierra de nadie» como se promulga. Solamente nos jactamos de ser la hinchada fiel por excelencia y debemos permanecer a ese ritmo, como aquel estallido de tribuna ante el taco de otro match del olvidado Oliver Sonne, frente a una Nicaragua que si hubiera sido Colombia nos encajaba tres cómodamente.  Y si de hinchada fiel hablamos esta también se encuentra rescrebajada, las camisetas rojiblancas no lucen en las calles como en anteriores justas ¡desaparecieron!; la nueva piel dorada para la Copa América será la menos vendida por Adidas, gracias cabezón.

En el despertar de una tarde de sábado de pichanga, un compañero curtido de grandes jornadas desembrolla: – ¡Mejor deberían jugar con un combinado de futbolistas de Alianza,  Universitario,  Cristal,  Boys, Melgar! Con dicho argumento despertó a la gente, los cuales todos asintieron con gestos y palabras favorables. Ya en frío continué hilvanado aquella opinión,  y ahora puedo afirmar que, un equipo armado con jugadores sin club, desempleados, con un técnico de la misma condición,  nuestros seleccionados hubieran asimilado mucho mejor el planteamiento del uruguayo. Lo anecdótico de esta hipótesis es que algunos de los desempleados, pueden ganarse las credenciales para ser convocables. Las dos opciones mencionadas aún pueden ser viables, se ahorran costos en logística y la afición sí apoyaría tal medida,  para observar la batalla de los que se creen marginados versus los «suertudos».

Si se trata del sistema utilizado por Fossati «el 352» llamado en el argot futbolero, es un esquema frágil cuando el rival arranque un contragolpe; los carrileros son cruciales en este caso por su despliegue en ataque y defensa.  En algunas jugadas vamos a brindar espacios provechosos por las bandas al rival y más aún con selecciones que cuentan en su plantel arietes mucho más jóvenes. Para  que funcione bien este sistema es necesario un diez por excelencia, por donde pase la redonda y sea distribuida con eficacia dentro del rectángulo de juego, de esa manera controlar la posición del esférico. ¿Atesoramos ese diez en este lustre? La respuesta es obviamente no. Además los centrales necesariamente deben ser rápidos en su despliegue y backs con esa característica carecemos. Es pertinente cuadrar talentos con atributos como intercepciones, precisión de cabeza, marcaje, robos de balón o entrada agresiva; con alta capacidad de trabajo.  Este sistema, este equipo, puede agazapar algunos triunfos en la próxima Copa América, pero más allá no observo un horizonte. En Eliminatorias es otro concierto, se disputa un sueño, el honor, el decoro de asistir a un Mundial y plasmar los nombres en los libros de la historia (Paolo, ya tienes tu libro, deja que otros escriban).

Los resultados en los amistosos (como el 4 – 1 frente a República Dominicana) más le sirven a un estratega debutante, y si nos damos un momento para observar a nuestros rivales directos para las Eliminatorias, nos topamos con selecciones que tuvieron encuentros de otro nivel de competencia; esto se reflejará cuando nos toque luchar por los tres puntos y se evidencie las falencias que he mencionado. Por tal motivo, esta nueva etapa de la bicolor debería servir para encontrar un sistema sólido, que plasme nuestra identidad en el gramado con figuras nuevas; ya sea con el actual técnico o en lo sucesivo con otro. Proyectarse hacia el 2030, puede sonar sin ilusión, escaso de entusiasmo, pero es solamente objetividad de lo que acontece en nuestro balompié. ¡Centro al área y tú tienes el balón!

[ad_2]

Source link

Continue Reading
Comments

Especiales

Mi opinión de la semana en FINDE NIUS (año 3 – finde 103)

Webmaster

Published

on

[ad_1]

Mi opinión sobre las noticias de la semana FINDENIUS (Año 3, Finde 103 – 7/4/2024) – Hablo de: Marlon Brando, la venta de segunda mano, la Calima y mi recomendación videoclip de «Mala ft. Virginia Guantanamera» de TABAIBA

[ad_2]

Source link

Continue Reading

Especiales

«Ni el tirano de Moscú, ni el tirano de Caracas», por José Antonio Torres Iriarte

Webmaster

Published

on

[ad_1]

El comunismo internacional, adscrito a la Tercera Internacional, fue derrotado políticamente cuando cayó el «Muro de Berlín», se disolvió la URSS, se consumó la reunificación alemana y los países de Europa del Este abandonaron la planificación centralizada, optando por la democracia y la economía de mercado. Para un sector de los historiadores del siglo XX, la centuria anterior concluye en 1991, cuando tuvo su punto final la llamada «guerra fría».

Hoy el mundo comprueba cómo un líder autoritario como Vladimir Putin, enarbolando las banderas nacionalistas, decide invadir Ucrania bajo pretexto de defender la seguridad nacional ante el avance de la OTAN y una influencia cada vez mayor de Occidente en los territorios que fueron parte de la URSS o que pertenecieron a la zona de influencia soviética. Lo cierto es que ni la internacionalización de la economía ni la revolución tecnológica en curso han significado el fin de los nacionalismos en el mundo.

La Rusia de los Zares a inicios del siglo XX, posteriormente la Unión Soviética liderando la llamada «revolución bolchevique» en todo el mundo, ni el Ejército Rojo tomando Berlín en 1945, pueden ser negados como hechos relevantes en la historia del último siglo. La Federación Rusa ocupa el asiento que antes tuvo la Unión Soviética en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Si bien es cierto que la economía rusa ha quedado rezagada respecto a las principales economías globales, no puede olvidarse que Rusia sigue siendo una potencia nuclear.

En un escenario internacional cambiante, ha surgido la República Popular China con su enorme fuerza productiva y su cada vez mayor presencia en América Latina y África; así como también la India, con una población ligeramente mayor que China. Rusia no pretende ser actualmente un promotor del comunismo internacional en el mundo; sin embargo, no ha abandonado la cooperación y el asesoramiento militar en América Latina.

Por otro lado, los Estados Unidos desde los años del presidente Clinton pretendieron liderar la expansión de la libertad en el mundo; sin embargo, la Iniciativa de las Américas y el ALCA fracasaron ante el surgimiento en América Latina de gobiernos adscritos al llamado «socialismo del siglo XXI», representados en el Foro de Sao Paulo y el Grupo de Puebla. El marxismo-leninismo, inspirador del castrismo y dogma para los movimientos guerrilleros de la década de los sesenta, fueron replegándose militarmente o devinieron con el tiempo en brazo armado del narcotráfico, como ocurrió en Colombia.

Fidel Castro hábilmente, en los años noventa, ante el colapso de la economía cubana, apostó por abrir la economía cubana a la inversión hotelera y el sector turismo; pero sobre todo optó por desarrollar otras estrategias políticas, alentando el posicionamiento de líderes sindicales como Lula en Brasil o caudillos militares como Hugo Chávez en Venezuela. Fidel Castro no tuvo reparo en recibir a Juan Pablo II en 1998, como muestra de apertura política y religiosa.

Mientras se desarrollaban reformas económicas en Rusia, en Europa se daban pasos seguros hacia la Unión Europea y el establecimiento del euro como moneda única. La Unión Europea incorporó a países de Europa del Este y amplió el radio de influencia de la OTAN, dejándose atrás el Pacto de Varsovia. La globalización de la economía se impuso en un contexto de conflictos nacionalistas o «guerras de baja intensidad», como la ocurrida en los Balcanes. El terrorismo internacional sorprendió al mundo en el 2001, así como la invasión de Irak marcó una época.

En el plano ideológico, los otrora partidos comunistas dejaron de lado las tesis de la dictadura del proletariado y la lucha de clases. El neomarxismo desde la academia y los organismos no gubernamentales desde la llamada «sociedad civil» ganan espacio político y desarrollan un nuevo discurso que se sintetiza en el derecho al aborto, la ideología de género, el matrimonio igualitario, la eutanasia, el cambio climático, la protección del medio ambiente, los Derechos Humanos y muchos campos más.

En un mundo marcado por el internet y las redes sociales, los multimillonarios o magnates de la globalización han decidido financiar los proyectos de cooperación internacional con una mirada supuestamente progresista. Fundaciones, ONG, gobiernos de Occidente y los organismos internacionales adscritos a la Unión Europea y al Sistema de Naciones Unidas cada vez están más alineados con conceptos ideológicos convertidos en fundamento de las novedosas políticas públicas diseñadas.

Si en el pasado el Fondo Monetario Internacional imponía Ajustes Estructurales en las economías de América Latina, hoy la cooperación internacional pretende virtualmente imponer políticas sesgadas que incluso pueden colisionar con las libertades fundamentales. Lo cierto es que todos aquellos que militaron en partidos y movimientos de izquierda marxista hace unas décadas; hoy son los gestores de organismos no gubernamentales presentes de modo hegemónico en el plano internacional y en la vida nacional de nuestros países.

En el Perú, los otrora integrantes de la Izquierda Unida que en 1985 postuló con poco éxito a Alfonso Barrantes Lingán a la presidencia de la República (frente a Alan García) son actualmente los líderes de la «costra caviar» que deciden la suerte de la política nacional. Diego García Sayán, desde una posición discreta, y Gustavo Gorriti, desde el Instituto de Defensa Legal, junto con decenas de ex militantes de la Izquierda Unida de los años ochenta y cuadros políticos y activistas más jóvenes, son los voceros de un sin número de ONG que pretenden erigirse en autoridad moral y censores de la política nacional.

Si Occidente equivocadamente creyó que los nacionalismos serían superados por el crecimiento económico, la reducción de la pobreza, la revolución tecnológica y el avance de la libertad en el mundo; ocurre lo mismo en el plano ideológico ante el avance de un globalismo avasallador financiado irresponsablemente, sobre todo «por los nuevos ricos» en tiempos de crecimiento del comercio internacional. La agenda de Naciones Unidas esconde una ideología que pretende imponerse por encima de valores fundamentales como la libertad humana y la familia.

El presidente Joe Biden está lejos de ser un líder que defiende la libertad, por ello su gobierno no tuvo reparo en acercarse y llegar a acuerdos con el dictador Nicolás Maduro, levantando parte importante de las sanciones económicas impuestas. Biden confió en que el gobierno venezolano convocaría a elecciones libres y transparentes. Hoy la tiranía de Caracas se mantiene fuerte, impidiendo la postulación de María Corina Machado a la presidencia; del mismo modo, Díaz Canel reprime al pueblo cubano, así como lo hace la pareja Ortega-Murillo en Nicaragua. Las tiranías deben ser depuestas en el mundo. Ni el tirano de Moscú, ni el tirano de Caracas deben prevalecer. Es el momento de defendernos de las tiranías, del globalismo avasallador y de las nuevas formas de imperialismo.

José Antonio Torres Iriarte
Abogado y analista político

[ad_2]

Source link

Continue Reading

Trending

Copyright © 2014 - 2023 Limaaldia.pe Es operado por CC Multimedios. | Todos los titulares mostrados en esta página son leídos desde los RSS de los respectivos medios. Limaaldia.pe no tiene responsabilidad por el contenido de dichos titulares, solo se limita a mostrarlos. Si su medio no desea que sus RSS sean publicados en este portal, escríbanos a [email protected]