Muro entre México y EEUU plasma los rostros de los deportados

0
152


“Mural de Playas Tijuana” es un proyecto que plasma el rostro de las personas que han sido deportadas a sus países, da color a ese muro que divide México de EEUU.

En el muro que divide México de los EEUU desde el año 2019, se pueden apreciar los rostros de las personas que han sido deportadas, controversial muro que está situado en la zona de Playas Tijuana. Este muro cuenta la historia de los migrantes que fueron deportados y que alguna vez residieron en el país norteamericano.

La Universidad de California apoyó con recursos económicos a su estudiante, Liz Santana, para que llevara a cabo este proyecto conocido como “Mural de Playas de Tijuana”, este está plasmado en las barras metálicas que sobresalen del mar de dicha ciudad.

“La idea es capturar las historias de personas que llegaron en la infancia a Estados Unidos, aprendieron el inglés, la tradición, pero el problema es que no fueron legalizados y fueron después deportados”, dijo a Efe.

La intención de este proyecto es que mediante el arte digital y también manual se llegue a dar a conocer esta historia que la mayor parte de la población desconoce, una dura realidad que tienen que vivir muchos migrantes en la Unión Americana, quienes llegan a perder su “sueño americano” por un error legal.

Una de las historias que cuenta este mural es la de Javier Salazar, quien fue deportado y separado de su familia desde hace 8 años. Ahora es conocido como “El Artista Deportado”, y se dedica a apoyar este movimiento a favor de la migración. Él nació en Tijuana y con tan solo unos meses de recién nacido fue llevado a Estados Unidos.

“Estaba en Oakland, California, cuando me entregué. Cometí un error legal, me siento emocionado de ver mi rostro en el mural es una parte emocionante porque de un lado está muy bonito y volteas por acá y está el muro que nos recuerda que nos divide”, fueron sus palabras al medio Efe.

Otra de las historias es la de Tania Mendoza, quien lleva viviendo 11 años en Tijuana tras ser deportada de los EEUU. Su rostro ya está plasmado en una de las barras metálicas del muro. Ella se hace llamar “dreamer” (soñadora), puesto que su mayor sueño es el poder reunirse lo más pronto posible con su hija.

“Me deportaron cuando tenía 24 años porque tenía un caso migratorio cuando era menor de edad, cuando yo crecí me deportaron; dejé una hija que desafortunadamente no he visto y es algo doloroso”, fue lo que expresó mientras pintaba el rostro de otro migrante.

Desde el 24 julio se podrán apreciar las imágenes de los migrantes, imágenes que a través del arte contarán historias de una dura lucha constante.



Source link