Pachacámac, la importancia de la memoria

0
229


Tras la muerte de Abimael Guzmán Reinoso, líder y cabecilla de la organización terrorista Partido Comunista del Perú – Sendero Luminoso, es preciso recordar algunos pasajes de la historia del terror que enlutó a nuestro distrito.

El 17 de mayo de 1980, Sendero declaraba la guerra al Perú quemando ánforas y padrones electorales en Chuschi, Ayacucho. A partir de esa fecha hasta finales del 90 se cometieron crímenes de lesa humanidad en el país, de los cuales se le atribuye más de 30 mil muertes al grupo subversivo, según la Comisión de la Verdad y Reconciliación.

Es así que la mañana del 23 de mayo de 1991, Paul Poblet fue asesinado ametrallado y dinamitado a los 29 años de edad en presencia de su esposa Carola Clemente y sus hijos menores.

Según las justificaciones del grupo terrorista, esta medida se habría dado luego de que el exalcalde mandara a borrar pintas y repintar tumbas de algunos senderistas enterrados en el cementerio de Pachacámac; sin embargo, este hecho no fue dirigido por el exburgomaestre sino más bien por miembros del Ejército, según trascendidos.

De acuerdo a los testigos de ese entonces, cuatro hombres lo habrían esperado a las afueras de su domicilio para luego interceptarlo, dispararle y finalmente dinamitarlo.

“Un micro chocó el carro, iba mi mamá manejando, mi papá de copiloto y mis hermanos pequeños atrás, ni bien hubo el choque comenzaron los disparos únicamente a mi papa”, narró Paola Poblet, una de las hijas mayores.

Asimismo, cuenta que los asesinos sacaron de los pelos a su madre del vehículo y también a los menores para finalmente dinamitar el automóvil. “Cuando acabaron los disparos sacan a mi madre de los pelos del carro, ella gritaba por mis hermanos, no se habían dado cuenta que ellos estaban ahí también, felizmente los sacan también y se los dan a mi mama y le dicen que se tire al piso, obviamente ella también ya sabía que iba a pasar, una explosión, lo volaron (sic)”, narró Paola Poblet el pasado 23 de mayo del 2021 en un post de Facebook recordando los 30 años de la muerte de su padre.

Vehículo dinamitado donde se encontraba el exalcalde de Pachacámac Paul Poblet. Archivo Lugar de la Memoria

La memoria y justicia

A partir de la década de 1980, el distrito de Pachacámac fue poblándose por personas desplazadas por el terrorismo de acuerdo a las investigaciones del antropólogo José Matos Mar. Es así que Manchay es una de las zonas con mayor presencia de vecinos originarios de Ayacucho y de las provincias del centro del país donde arreciaba el terrorismo.

Es por ello que la memoria histórica no es ajena a nosotros, más bien es un momento para la reflexión, exigir la búsqueda de la justicia y condenar todo acto terrorífico que atente contra la vida humana bajo cualquier índole.

La muerte de Abimael Guzmán Reinoso no es más que una muestra de cierre de una segunda etapa para las víctimas del terrorismo porque finalmente son muchos de ellos que hoy en día han sentido un alivio o al menos tranquilos porque la justicia se encargó de juzgarlo.



Source link