Exigen que Repsol asuma responsabilidad por el desastre ecológico – LA NOTICIA RENOVADA

0
196


Han pasado cinco días desde que la empresa Repsol derramó 6.000 barriles de petróleo en el terminal Multiboyas N° 2 de la refinería La Pampilla, en Ventanilla, y la catástrofe se continúa extendiendo. La marea de combustible ya llegó hasta Chancay, en Huaral, luego de pasar por los distritos de Santa Rosa y Ancón. Al cierre, ya había un millón 739 mil 509 metros cuadrados (m²) de área dañada.Tras estas cuantiosas afectaciones, autoridades de diferentes sectores coincidieron en exigir que la empresa Repsol debe asumir su responsabilidad ante el “peor desastre ecológico ocurrido en Lima en los últimos tiempos”. Así lo calificó la Cancillería, la cual solicitó a la empresa petrolera resarcir este daño de manera inmediata. Lo mismo pidió el alcalde de Lima, Jorge Muñoz, quien aseveró que “no puede quedar impune”.

A su vez, el presidente ejecutivo del Indecopi, Julián Palacín, pidió al Ministerio del Ambiente (Minam) que exija al sector de Energía y Minas (Minem) la póliza de seguros y reaseguros de Repsol, la misma que debe cubrir la responsabilidad civil por los daños causados al medio ambiente y a los ciudadanos. El legislador Carlos Anderson recordó que empresas como Repsol gastan millones en seguros para eventuales catástrofes. “Apliquémosle la multa más alta de la historia y usemos esos recursos para reparar el enorme daño ambiental”, dijo.

Ayer, la premier Mirtha Vásquez señaló que, según información de la OEFA, Repsol no solo emitió información inexacta, minimizando la verdadera gravedad de la situación, sino que además carecía de un plan de contingencia para este tipo de casos. Según ella, existen versiones contradictorias entre la empresa y la Marina, pues esta última asegura que sí alertó sobre los oleajes anómalos del último fin de semana. Ante ello, el Ejecutivo ha solicitado la información correspondiente a ambas entidades. “Este hecho no quedará impune, pues tiene un impacto grave en el país”. En tanto, el ministro del Ambiente, Rubén Ramírez, indicó que Repsol entregará hoy un cronograma de trabajo para contener el derrame de petróleo. Durante estas labores, se ha exigido una mayor seguridad en el traslado de los residuos peligrosos y no peligrosos generados por la limpieza.

Por otro lado, la Comisión de Fiscalización del Congreso también investigará el derrame de petróleo en Ventanilla. Asimismo, el Consejo de Ministros conformó un comité de crisis entre los sectores de medio ambiente, Agricultura, Produce, Defensa y Relaciones Exteriores; a fin de gestionar acciones más eficaces y rápidas ante este tipo de eventos.

Se salvarán por impuesto

De acuerdo con José de Echave, exviceministro de Gestión Ambiental, los gastos que generarán las tareas de limpieza, maquinaria y las indemnizaciones no serán asumidas por Repsol. Explicó que este consumo es deducible del pago del impuesto a la renta, por lo que el Estado peruano terminaría haciéndose cargo. Aclaró que esta acción no es compatible con las multas o sanciones que podría recibir la empresa petrolera. “Es necesario cambiar esta legislación para que la empresa sea la que responda”, dijo.

Cabe mencionar que la empresa Repsol se vio envuelta en un escándalo similar en el 2013, tras derramar 195 barriles en el mar del Callao. Luego de ese caso, solo pagó 277.000 soles de multa.

Daños irreversibles

Los 6.000 barriles de petróleo derramados en el mar equivalen al tanque lleno de 25.000 automóviles. Toda esa cantidad de combustible ha sido esparcida por las playas de Ventanilla, Ancón, Santa Rosa e incluso parte de Huaral y Huacho, al norte chico. El presidente Pedro Castillo comprobó el desastre ecológico al sobrevolar la zona en helicóptero.

Producto de la contaminación, se ha hallado sin vida a gaviotas, pingüinos y otras especies marinas. “Solo mirando la orilla se puede ver cómo todo está cubierto por el petróleo”, dijo el director científico de Oceana Perú, Juan Carlos Riveros. Indicó que, si se hubiese comunicado a tiempo la magnitud de este desastre ecológico, podría haber sido menor.

Asimismo, enfatizó que no basta con solo limpiar y quitar el combustible, ya que estas sustancias tóxicas ya afectaron diversos ecosistemas, lo cual genera en un futuro malformaciones o pérdidas de especies. “Lo que vemos ahorita son animales que mueren, pero las contaminaciones de este tipo tienen consecuencias que se extienden ante varias generaciones a nivel de la fauna”, alertó. “Cuando el petróleo se descomponga o se asiente en el fondo marino, donde peces como la lisa o la pintadilla obtienen su alimento o se acumulen en carroñeros como cangrejos, caracoles, pulpos y otros invertebrados, hará que estos recursos no sean aptos para el consumo humano directo”, explicó Matías Caillaux, especialista pesquero de la organización The Nature Conservancy.

Ante ello, el alcalde de Ventanilla, Pedro Spadaro, solicitó al Gobierno declarar en emergencia ambiental su distrito. Él se reunió, ayer, con los ministros de Energía, del Ambiente y de Producción; así como con representantes de Repsol.

Niega responsabilidad

Repsol, propietaria de la refinería La Pampilla, deslindó de responsabilidades. “Nosotros no ocasionamos el desastre ecológico. Yo no puedo decirte quién es el responsable”, señaló Tine Van Den Wall Bake, gerenta de Comunicación y Relaciones Institucionales.

Negó además que Repsol haya informado que se trataba de 7 galones de petróleo y no 6.000 barriles, tal como lo afirmara el ministro del Ambiente. “Lo que hizo el oleaje anómalo fue verterlo 18 metros bajo el mar y luego transportarlo lejísimos”, precisó.

Sanciones y multas

¿Pero qué sanciones podría recibir Repsol? Para Mónica Nuñez, experta en impacto ambiental y sanciones de la Universidad del Pacífico, se le podría atribuir dos tipos de responsabilidad. La primera, por daño ambiental, la cual dependerá de los componentes afectados; y responsabilidad administrativa, en la que se deberá analizar si es que la entidad cumplió con el plan de contingencia y otras obligaciones.

En tanto, según el ministro del Ambiente, Rubén Ramírez, las multas podrían ir hasta los 30.000 UIT (138.000.00 soles).

Los ciudadanos solo esperan que no quede impune.

Pescadores piden una indemnización

” Nosotros vivimos de la pesca, y a causa del derrame de petróleo no se puede trabajar. ¿Quién nos va a reponer lo que hemos perdido?”, reclamó uno de los miles de pescadores afectados en Ancón, Santa Rosa y Ventanilla. Ellos están a la deriva y no saben cuándo volverán al mar.

Tras la reunión en la refinería La Pampilla, el ministro del Ambiente informó que Repsol ha ofrecido darles canastas de alimentos y contratarlos para realizar trabajos de descontaminación y remoción de estas sustancias químicas. No obstante, especialistas alertan de que esta tarea podría ser peligrosa para su salud, ya que estarían en constante exposición al petróleo.

Por: Denisse Torrico



Source link