Connect with us

Especiales

Talentos universitarios diseñan sistema que automatiza el riego de cultivos para prevenir las heladas – Agencia de Noticias Órbita

Webmaster

Published

on

[ad_1]

Una noche de mediados de 2019, en Boston, Estados Unidos, Luis Emilio Espinoza Hilario se acostó pensando en cómo el agua podría luchar contra la helada que afecta a los cultivos agrícolas del Perú. Entonces, recordó un viaje a los pueblitos de Palca, Tarma, junto a su abuela que trabajaba como agricultora y costurera. Así fue como nació Puyuyacu, palabra quechua que significa “manta o abrigo de agua”

El joven talento llegó a Estados Unidos para realizar una pasantía en la Universidad de Harvard al ocupar el primer puesto en la Escuela Profesional de Ingeniería Eléctrica en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM). Un premio a su esfuerzo que también fue reconocido un año antes, en 2018, cuando ganó la Beca Permanencia del Programa Nacional de Becas y Crédito Educativo (Pronabec) del Ministerio de Educación. 

Él y otros destacados estudiantes de San Marcos buscaban solucionar un problema como parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Naciones Unidas. Luis Emilio propuso luchar contra las heladas. Y aunque no todos estuvieron de acuerdo, fue Roxana Yancan Barreto, de la carrera de Economía y también becaria de la Beca Permanencia, que lo apoyó decididamente. 

“Yo tengo familia en Jauja y sé del problema de las heladas. Al escuchar a Luis Emilio y la emoción con la que hablaba me di cuenta que él realmente quería ayudar”, cuenta ella. Ya de regreso al Perú, fueron ellos dos los que continuaron con la idea y, finalmente, la convirtieron en un proyecto junto con Isabel Salvador Rivera, estudiante de Farmacia y Bioquímica. Así, desarrollaron Puyuyacu, que ganó el primer puesto en el iTalent 2019, de la Incubadora de Empresas Innovadoras – UNMSM. 

Puyuyacu es una máquina que cuenta con sensores de temperatura, humedad del suelo y del ambiente; mide la velocidad del viento, se recarga con un panel solar y activa un sistema de riego por microaspersión. Es como una pequeña estación meteorológica que puede detectar la presencia de la helada activando así la capa protectora de agua -explica Luis- y manteniendo los cultivos con un microclima por encima de los cero grados centígrados. 

“Ya solo estamos esperando hacer unas pruebas en el campo que se retrasaron por la pandemia. Una parcela con Puyuyacu y otra sin ella. Vamos a obtener evidencia innegable. Además, ya estamos trabajando en incorporarle inteligencia artificial con lo que también podrá predecir las heladas ayudando a enfrentar el problema en los lugares donde hay carencia de agua y donde sabrán en qué momento preciso aplicar el abono foliar”, señala el talento de 27 años, sobre la mejora de otra técnica empleada por los agricultores para enfrentar el frio bajo cero. 

Luis Emilio, quien cursa el décimo ciclo de Ingeniería Eléctrica, lo explica de la siguiente manera: “Será igual que Netflix o Spotify. Con los datos que tú le das a estas aplicaciones sobre lo que ves o escuchas, lo que te gusta, con eso te hacen recomendaciones. ¿Es certera la recomendación? Claro que sí. Puyuyacu podrá hacer lo mismo: ir recolectando datos con todos sus sensores del clima y podrá aprender y pronosticar cuándo está próxima la llegada de la helada y así el agricultor sabrá en qué momento justo puede aplicar el abono para que sea efectivo”

El joven tarmeño indica además que, utilizar el agua –inundando alrededor de los sembríos, regulando así la temperatura del ambiente– para controlar las heladas, es una práctica que se usa desde hace siglos. Los Tiahuanaco lo llamaban waru waru. “Lo que estamos haciendo ahora es lo mismo, pero lo hemos automatizado para controlar detalles exactos, como saber el momento preciso del riego o la cantidad de agua necesaria”, detalla. 

No es la primera máquina que construye Luis Emilio. Antes ya había diseñado una que podía encender un foco al tacto de las manos para una feria de orientación vocacional, que fue el gran atractivo de los escolares. “La Beca Permanencia es todo para mí. Si no tuviera la beca, yo estaría trabajando ahora y no podría dedicarme a investigar”, enfatiza. 

Él indica que el objetivo es que Puyuyacu llegue a los agricultores. Ya han venido trabajando con casi una decena de ellos y aseguran que hay confianza en el proyecto. “El impacto va más allá de las heladas. Ya no tendrán que madrugar para ir a regar. Esto se hará automáticamente, organizando todo de una manera en que la junta de regantes no tenga conflictos y ahorrando hasta un 70 % menos de agua que si regaran mediante inundación”, detalla. 

Y vuelve a pensar en su abuela, Aquilina Calderón, quien lo anima a seguir investigando a favor de las personas del campo. Puyuyacu sigue innovando y espera salvar los cultivos que llegarán finalmente a la mesa de los hogares que alimentan nuestras familias. 

[ad_2]

Source link

Continue Reading
Comments

Especiales

Mi opinión de la semana en FINDE NIUS (año 3 – finde 103)

Webmaster

Published

on

[ad_1]

Mi opinión sobre las noticias de la semana FINDENIUS (Año 3, Finde 103 – 7/4/2024) – Hablo de: Marlon Brando, la venta de segunda mano, la Calima y mi recomendación videoclip de «Mala ft. Virginia Guantanamera» de TABAIBA

[ad_2]

Source link

Continue Reading

Especiales

«Ni el tirano de Moscú, ni el tirano de Caracas», por José Antonio Torres Iriarte

Webmaster

Published

on

[ad_1]

El comunismo internacional, adscrito a la Tercera Internacional, fue derrotado políticamente cuando cayó el «Muro de Berlín», se disolvió la URSS, se consumó la reunificación alemana y los países de Europa del Este abandonaron la planificación centralizada, optando por la democracia y la economía de mercado. Para un sector de los historiadores del siglo XX, la centuria anterior concluye en 1991, cuando tuvo su punto final la llamada «guerra fría».

Hoy el mundo comprueba cómo un líder autoritario como Vladimir Putin, enarbolando las banderas nacionalistas, decide invadir Ucrania bajo pretexto de defender la seguridad nacional ante el avance de la OTAN y una influencia cada vez mayor de Occidente en los territorios que fueron parte de la URSS o que pertenecieron a la zona de influencia soviética. Lo cierto es que ni la internacionalización de la economía ni la revolución tecnológica en curso han significado el fin de los nacionalismos en el mundo.

La Rusia de los Zares a inicios del siglo XX, posteriormente la Unión Soviética liderando la llamada «revolución bolchevique» en todo el mundo, ni el Ejército Rojo tomando Berlín en 1945, pueden ser negados como hechos relevantes en la historia del último siglo. La Federación Rusa ocupa el asiento que antes tuvo la Unión Soviética en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Si bien es cierto que la economía rusa ha quedado rezagada respecto a las principales economías globales, no puede olvidarse que Rusia sigue siendo una potencia nuclear.

En un escenario internacional cambiante, ha surgido la República Popular China con su enorme fuerza productiva y su cada vez mayor presencia en América Latina y África; así como también la India, con una población ligeramente mayor que China. Rusia no pretende ser actualmente un promotor del comunismo internacional en el mundo; sin embargo, no ha abandonado la cooperación y el asesoramiento militar en América Latina.

Por otro lado, los Estados Unidos desde los años del presidente Clinton pretendieron liderar la expansión de la libertad en el mundo; sin embargo, la Iniciativa de las Américas y el ALCA fracasaron ante el surgimiento en América Latina de gobiernos adscritos al llamado «socialismo del siglo XXI», representados en el Foro de Sao Paulo y el Grupo de Puebla. El marxismo-leninismo, inspirador del castrismo y dogma para los movimientos guerrilleros de la década de los sesenta, fueron replegándose militarmente o devinieron con el tiempo en brazo armado del narcotráfico, como ocurrió en Colombia.

Fidel Castro hábilmente, en los años noventa, ante el colapso de la economía cubana, apostó por abrir la economía cubana a la inversión hotelera y el sector turismo; pero sobre todo optó por desarrollar otras estrategias políticas, alentando el posicionamiento de líderes sindicales como Lula en Brasil o caudillos militares como Hugo Chávez en Venezuela. Fidel Castro no tuvo reparo en recibir a Juan Pablo II en 1998, como muestra de apertura política y religiosa.

Mientras se desarrollaban reformas económicas en Rusia, en Europa se daban pasos seguros hacia la Unión Europea y el establecimiento del euro como moneda única. La Unión Europea incorporó a países de Europa del Este y amplió el radio de influencia de la OTAN, dejándose atrás el Pacto de Varsovia. La globalización de la economía se impuso en un contexto de conflictos nacionalistas o «guerras de baja intensidad», como la ocurrida en los Balcanes. El terrorismo internacional sorprendió al mundo en el 2001, así como la invasión de Irak marcó una época.

En el plano ideológico, los otrora partidos comunistas dejaron de lado las tesis de la dictadura del proletariado y la lucha de clases. El neomarxismo desde la academia y los organismos no gubernamentales desde la llamada «sociedad civil» ganan espacio político y desarrollan un nuevo discurso que se sintetiza en el derecho al aborto, la ideología de género, el matrimonio igualitario, la eutanasia, el cambio climático, la protección del medio ambiente, los Derechos Humanos y muchos campos más.

En un mundo marcado por el internet y las redes sociales, los multimillonarios o magnates de la globalización han decidido financiar los proyectos de cooperación internacional con una mirada supuestamente progresista. Fundaciones, ONG, gobiernos de Occidente y los organismos internacionales adscritos a la Unión Europea y al Sistema de Naciones Unidas cada vez están más alineados con conceptos ideológicos convertidos en fundamento de las novedosas políticas públicas diseñadas.

Si en el pasado el Fondo Monetario Internacional imponía Ajustes Estructurales en las economías de América Latina, hoy la cooperación internacional pretende virtualmente imponer políticas sesgadas que incluso pueden colisionar con las libertades fundamentales. Lo cierto es que todos aquellos que militaron en partidos y movimientos de izquierda marxista hace unas décadas; hoy son los gestores de organismos no gubernamentales presentes de modo hegemónico en el plano internacional y en la vida nacional de nuestros países.

En el Perú, los otrora integrantes de la Izquierda Unida que en 1985 postuló con poco éxito a Alfonso Barrantes Lingán a la presidencia de la República (frente a Alan García) son actualmente los líderes de la «costra caviar» que deciden la suerte de la política nacional. Diego García Sayán, desde una posición discreta, y Gustavo Gorriti, desde el Instituto de Defensa Legal, junto con decenas de ex militantes de la Izquierda Unida de los años ochenta y cuadros políticos y activistas más jóvenes, son los voceros de un sin número de ONG que pretenden erigirse en autoridad moral y censores de la política nacional.

Si Occidente equivocadamente creyó que los nacionalismos serían superados por el crecimiento económico, la reducción de la pobreza, la revolución tecnológica y el avance de la libertad en el mundo; ocurre lo mismo en el plano ideológico ante el avance de un globalismo avasallador financiado irresponsablemente, sobre todo «por los nuevos ricos» en tiempos de crecimiento del comercio internacional. La agenda de Naciones Unidas esconde una ideología que pretende imponerse por encima de valores fundamentales como la libertad humana y la familia.

El presidente Joe Biden está lejos de ser un líder que defiende la libertad, por ello su gobierno no tuvo reparo en acercarse y llegar a acuerdos con el dictador Nicolás Maduro, levantando parte importante de las sanciones económicas impuestas. Biden confió en que el gobierno venezolano convocaría a elecciones libres y transparentes. Hoy la tiranía de Caracas se mantiene fuerte, impidiendo la postulación de María Corina Machado a la presidencia; del mismo modo, Díaz Canel reprime al pueblo cubano, así como lo hace la pareja Ortega-Murillo en Nicaragua. Las tiranías deben ser depuestas en el mundo. Ni el tirano de Moscú, ni el tirano de Caracas deben prevalecer. Es el momento de defendernos de las tiranías, del globalismo avasallador y de las nuevas formas de imperialismo.

José Antonio Torres Iriarte
Abogado y analista político

[ad_2]

Source link

Continue Reading

Trending

Copyright © 2014 - 2023 Limaaldia.pe Es operado por CC Multimedios. | Todos los titulares mostrados en esta página son leídos desde los RSS de los respectivos medios. Limaaldia.pe no tiene responsabilidad por el contenido de dichos titulares, solo se limita a mostrarlos. Si su medio no desea que sus RSS sean publicados en este portal, escríbanos a [email protected]