VES: riesgo por bacterias resistentes a los antibióticos en carne y pollo que venden en mercados

0
441


Investigación precisa que productos de consumo humano tenían bacterias resistentes a la colistina, un antibiótico utilizado como uno de los últimos recursos en casos de infecciones graves. Además, está prohibido en Perú como método de engorde de animales desde el 2019.

Investigadores de la Universidad Científica del Sur (Ucsur) encontraron bacterias resistentes a los antibióticos en muestras de carne y pollo de tres mercados de Villa El Salvador, lo que evidencia un riesgo en la salud de los consumidores y métodos de crianza masiva no aptos de estos animales.

Ello significa que cuando un paciente enferme de alguna infección bacteriana, los antibióticos utilizados usualmente en el tratamiento ya no funcionan en su eliminación, lo cual agrava la condición de la persona, pues estos patógenos continuarán multiplicándose. Un problema cada vez más complejo a nivel mundial.

Bacterias aisladas mostraron resistencia a la colistina, un antibiótico de última línea

Luego de dos años de investigación, el estudio titulado “Vigilancia de la Resistencia Antimicrobiana: visión One Health” presentó sus resultados preliminares, puesto que el paper del proyecto todavía no es público.

Para este estudio, el equipo analizó 21 muestras de alimentos compradas en tres mercados de Villa El Salvador. En estas se hallaron 34 cepas de Escherichia Coli, una enterobacteria cuya mayoría de cepas no son perjudiciales, pero en algunos casos puede causar diarrea hemorrágica, infecciones urinarias, enfermedades respiratorias, insuficiencia renal y la muerte.

El grupo de investigación, liderado por la bióloga María Pons, encontró que el 76% del total de cepas halladas era resistente a la colistina. Esto es clave porque este es un antibiótico que se usa como un tratamiento “final” en infecciones bacterianas graves en humanos.

“Es un tratamiento de última línea o de rescate porque cuando hay resistencia al resto de antibióticos como el ciprofloxacino, o a las cefalasporinas tienden a dar la colistina. Por ejemplo, hay muchas infecciones que se han dado en pacientes con COVID-19 que están intubados o en ventilación mecánica. Uno de los antibióticos que ha sido altamente recetado ha sido la colistina porque eran bacterias muy resistentes las que suelen circular por las UCIS de los hospitales”, explicó Pons a La República.

Otro problema grave con la colistina es que también era utilizada por los criadores como sulfato durante décadas, principalmente como promotor de crecimiento y tratamiento de infecciones.

Fuente: La República



Source link