Saber gestionar el talento humano, de suma importancia para el crecimiento de tu empresa

0
234

La gestión de talento, juega un papel importante dentro de una oficina de recursos humanos de una empresa. Efectivamente, está interesada en el principal recurso de la empresa, sus trabajadores. El objetivo de la gestión del talento es reclutar, desarrollar y retener a los mejores empleados dentro de una organización

Las empresas idean estrategias de gestión del talento por distintos motivos. Uno de ellos es asegurarse de contratar a los mejores candidatos con las actitudes, habilidades y experiencia adecuadas para que coincidan con la cultura y la visión de la empresa.

Las estrategias de gestión del talento también aseguran que las personas estén debidamente capacitadas y calificadas, tanto para ayudarlos a alcanzar sus objetivos profesionales personales como para ayudar a las empresas a desarrollar futuros líderes, cumplir con los objetivos de desempeño y retener a los mejores colaboradores.

¿Por qué es importante la gestión del talento?

Para que las empresas atraigan y retengan a los mejores, la gestión de talento humano estratégica es crucial. Frente a la creciente competencia, mantener a los mejores empleados dentro de su organización puede convertirse en todo un gran desafío. Por eso es fundamental que el empleador se esfuerce por crear su imagen de marca y un ambiente de trabajo donde el empleado se sienta apreciado, desarrollado y respetado.

Con una gestión eficaz del talento que ofrece muchas oportunidades de desarrollo profesional, les indica a sus empleados que la empresa cree en ellos y se preocupa por ellos. Muchos estudios muestran que la oportunidad de continuar desarrollando habilidades personales y profesionales es un activo esencial para retener a los empleados y, como resultado, reducir la rotación. La gestión exitosa del talento también le da a la empresa una imagen más competitiva en el mercado, lo que conduce a mejores resultados y atrae a más clientes.


¿Cómo implementar una buena estrategia de gestión del talento?

El primer paso para la gestión cualitativa del talento es tener una imagen clara de los perfiles y talentos que existen dentro de su organización. Entonces, para cada empleado, es importante tener un plan de desarrollo personal con metas claras para el futuro. Esta planificación debe hacerse desde la etapa de contratación. El objetivo es ofrecer un aprendizaje continuo como formaciones, talleres, conferencias, entre otros. Esto debe hacerse en todos los casos, independientemente del nivel de experiencia del trabajador.


Luego, gracias a las técnicas de gestión del desempeño y al establecimiento de momentos de evaluación, puede hacer un balance del nivel de desarrollo de sus trabajadores. Por lo tanto, es importante crear el entorno que permita que florezcan sus talentos Hacer que los trabajadores realicen un seguimiento de sus habilidades y objetivos aumentará su nivel de confianza y empleabilidad.

¿Cuáles son los retos de la gestión del talento?

Podemos identificar 5 objetivos que debe cumplir una política de gestión del talento:

• Identificar el talento dentro de la empresa.
• Determinar los talentos que necesita la empresa pero que no tiene internamente
• Identificar las necesidades en materia de contratación, movilidad interna y acciones de formación y desarrollo de competencias;
• Evitar la fuga de talento con habilidades, calificaciones y cualidades indispensables para la empresa;
• Asegurar el desarrollo de talentos en su entorno laboral y promover el surgimiento de nuevos.

¿Cuáles son los beneficios de una gestión de talento óptima?

Si, por supuesto, el talento no es definitivo ni fijo, fluctúa y está fuertemente ligado a la motivación y los desafíos, entonces está claro que la empresa no debe contentarse con identificar el talento, sino implementar adecuadamente un enfoque global sobre el medio para a largo plazo. Esto se debe a las siguientes razones, entre otras:


• Limitar los costes asociados a la contratación repetitiva y la formación estéril de empleados a los que no les irá bien en el puesto en cuestión (alta rotación).
• Optimizar la flexibilidad de la empresa: Divide los roles y misiones, permitiendo que cada uno explore y valore todas sus diferentes aptitudes, pensando de manera diferente la organización y el funcionamiento de los departamentos/equipos, combinando varias habilidades raras diferentes colaboradores, etc.
• Fortalecer la inteligencia colectiva y la colaboración: al permitir la transversalidad de conocimientos y habilidades.
• Adquirir una cierta ventaja sobre la competencia: combinando ventajas y activos individuales y colectivos para la propia empresa; al permitir una provisión de recursos que pueden ser utilizados en situaciones disruptivas, en periodos de transformación, entre otros; fomentando la inteligencia colectiva y la innovación, manteniendo un alto nivel de motivación.
¿Cómo atraer, promover y retener el talento?

La política de gestión del talento debe partir de los tres ejes de identificar-retener-valorar. Aquí hay algunos consejos para un enfoque exitoso:

• Una imagen auténtica y atractiva: cuidando su comunicación, en particular su marca empleadora.
• Comunicación óptima dentro de los equipos: al comunicarse con calma y regularidad con sus empleados, los gerentes están más inclinados a detectar habilidades y competencias potenciales aún no reconocidas o valoradas (retroalimentación, planes de capacitación, coaching, etc.)
• Un método de gestión adaptado con un liderazgo fuerte e inspirador: involucrar, formar, adaptarse a las personas y situaciones para dar más sentido.
• Una política de motivación comprometida: reconocimiento y promoción del talento que les permita expresarse al servicio del colectivo y de la empresa y evolucionar, retribución adecuada, plan de carrera personalizado, entre otros.

Son muchos los involucrados en la gestión de talento empresarial

La gestión del talento comienza desde arriba, con el liderazgo de los ejecutivos y otros gerentes marcando la pauta sobre cómo se recluta, capacita y retiene a las personas. Los departamentos de recursos humanos, son entonces responsables de los procesos y procedimientos de gestión del talento, como la coordinación de contrataciones y la supervisión de la formación de los nuevos empleados, las revisiones continuas del rendimiento y la retroalimentación. No existe un conjunto único de mejores prácticas, ya que cada empresa debe desarrollar la cultura adecuada para ellos.


Los líderes de una empresa no solo ayudan a desarrollar estrategias de gestión del talento, sino que también comunican la importancia de la gestión del talento a los gerentes y asociados, asegurando que las estrategias se implementen y actualicen día a día para seguir el ritmo del crecimiento y el cambio cultural.